Alberto Fernández destacó el trabajo conjunto y federal para “volver a llevar a cada chico al colegio”

“Hoy estamos dando un paso importantísimo porque estamos dejando de lado cualquier diferencia ideológica y estamos mirando al futuro dándoles a los jóvenes lo que más necesitan: educación y salud”, afirmó el presidente Alberto Fernández al cerrar, en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, una reunión conjunta de los Consejos Federales de ambas áreas en la que se presentó el nuevo protocolo Aula Segura de cara al inicio del próximo ciclo lectivo en el contexto de la pandemia de COVID-19 con el objetivo de garantizar 190 días de presencialidad plena y continua.


“Hemos vivido dos años muy difíciles, somos sobrevivientes de una pandemia y eso nos impone un deber ético y moral por sobre todas las cosas”, expresó el mandatario en el inicio de su exposición, y señaló que “la tarea que nos queda por delante es compleja, porque tenemos que recuperar el ánimo y volver a llevar a cada chico a la escuela”.

Por eso pidió que “dejemos de lado cualquier diferencia partidaria y hagamos todo el esfuerzo que tengamos que hacer de modo mancomunado”.

Destacó, en ese sentido, que la implementación del nuevo protocolo es posible por el impacto del avance de la Campaña Nacional de Vacunación, tanto en docentes como en niños y niñas de entre 3 y 11 años.

El encuentro contó con la participación de la ministra de Salud, Carla Vizzotti; su par de Educación, Jaime Perczyk, y representantes de ambas áreas de las 24 jurisdicciones del país, y sirvió para terminar de definir las nuevas pautas en función de los consensos alcanzados con la participación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Unicef, Unesco, la Sociedad Argentina de Pediatría, la Defensoría de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y los diferentes gremios docentes.

“Nosotros tenemos que hacer del 2022 el año de la educación, y eso quiere decir que la normalidad vuelva a existir en los colegios y volver a llevar a quienes se alejaron al lugar donde, estudiando, están forjando su futuro”, afirmó Fernández.

Y concluyó: “Mientras invirtamos en educación, en ciencia y tecnología, vamos a estar invirtiendo en una mejor sociedad y así vamos a hacer, de estos jóvenes, jóvenes con futuro”.

Por su parte, la ministra Vizzotti calificó como “histórica y emocionante” la preparación previa al retorno de los alumnos a clases, y aseveró que el proceso está “sostenido con información porque es muy dinámico lo que sucede”.

“Lo que planteamos hoy es diferente del año pasado por las evidencias científicas” que existen, dijo y al mismo tiempo ratificó “el compromiso enorme para trabajar con consenso, con diálogo y con federalismo”.

En el mismo sentido, el titular de la cartera educativa agradeció “la presencia, la participación y el compromiso de los 24 ministros de Salud y Educación de todo el país”, y consideró que es muy importante que “este año tengamos un ciclo lectivo que repare, que reconstruya, que reencuentre, recupere y marque un nuevo camino para todos los argentinos y las argentinas”.

El protocolo para la vuelta a las clases presenciales en los niveles inicial, primario y secundario consta de seis pilares: asistencia cuidada, vacunación, uso de barbijo, ventilación, higiene y limpieza, y distancia.

Las pautas, que se fueron definiendo en reuniones previas de ambos Consejos, buscan ser sencillas, posibles y tendientes a garantizar la presencialidad plena en condiciones de pandemia para que, tanto docentes como estudiantes, recuperen espacios de aprendizaje, expresión y disfrute.

Entre otras medidas, el documento establece que la escuela deberá recabar la información sobre la inmunización contra COVID-19 de toda la comunidad educativa, así como la del calendario nacional de vacunación.

Si bien se eliminan las burbujas, ante la presencia de síntomas o malestar general -asociado o no al COVID-19-, el personal y los alumnos no deben acudir a clases y deben permanecer en aislamiento siguiendo los criterios vigentes. Al mismo tiempo se recomienda que realicen la consulta médica correspondiente.

En caso de que no sean compatibles con COVID-19, luego de 24 horas sin síntomas podrán volver a la escuela, pero ante la presencia de casos confirmados se debe cumplir el aislamiento previsto, así como las medidas dispuestas ante contactos estrechos según la condición de vacunación.

La sospecha y confirmación de casos no implicará necesariamente el cierre del aula ni la interrupción de la presencialidad. Frente a sospechas de brotes (al menos tres casos confirmados en el aula asociados epidemiológicamente en un periodo igual o inferior a 7 días), la autoridad sanitaria realizará la evaluación de riesgo pertinente y se encargará de definir en conjunto con las de educación las medidas a adoptar.

A partir de primaria, el uso de barbijo es obligatorio y debe estar bien ajustado a la cara durante toda la jornada educativa en espacios cerrados. La ventilación deberá ser cruzada y constante, se deben higienizar regularmente los ambientes y mantener una adecuada limpieza de manos, y se priorizará la distancia en los momentos en que no se utilice barbijo.

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp