Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, durante la entrega de los premios Houssay, Houssay Trayectoria, Jorge Sábato y la distinción de investigador/ra de la Nación, en el auditorio del Centro Cultural de la Ciencia

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, durante la entrega de los premios Houssay, Houssay Trayectoria, Jorge Sábato y la distinción de investigador/ra de la Nación, en el auditorio del Centro Cultural de la Ciencia

Buenas tardes a todos y a todas; gracias por estar aquí, gracias por invitarme y gracias por hacerme participar. Es un evento raro y lindo para mí, me hace pensar mucho. Me han escuchado decir, más de una vez, que nuestro futuro como sociedad depende del desarrollo de la ciencia y la tecnología, me han escuchado decir, más de una vez, que un país no es rico por tener petróleo, por tener gas, por tener litio, es rico por desarrollar la ciencia y la tecnología, que sepa aprovechar todos esos minerales, todas esas riquezas.

Días atrás, ayer o anteayer, ya ni me acuerdo firmamos la paritaria docente y yo dije: “quiero estar presente”. La verdad no hacía falta que estuviera presente, pero quise hacerlo para poner en valor la educación pública, para poner en valor la tarea docente, para que toda la Argentina entienda que eso es muy importante, que cuidar los ingresos de quienes enseñan, en cualquier nivel de la educación es un tema que debe ocuparnos y preocuparnos, nos obliga a ocuparnos de la cuestión.

Y con la entrega de estos premios me pasa algo parecido; yo soy sólo un abogado que enseña, hace muchos, Derecho Penal, en la Facultad de Derecho, de la Universidad de Buenos Aires, pero quise venir a la casa de la ciencia, que es un poco este ministerio de Ciencia y Tecnología que espero que nunca más deje de ser ministerio. (APLAUSOS). Este lugar, efectivamente, eran unos galpones, donde uno pasaba hace años, eran unos galpones olvidados de una vieja bodega que había estado aquí y hoy es este lugar maravilloso, que alberga a la comunidad científica, que efectivamente son pocos, pero definitivamente son muy importantes, son muy pocos, pero son centrales para que la sociedad argentina se desarrolle, para que la Argentina crezca, como todos queremos que crezca.

A mí me pone muy feliz ver el criterio que ha tenido este Premio, me pone muy feliz ver que se premia la investigación, la calidad científica, la calidad tecnológica del interior de la Patria. Si en verdad queremos vivir en una sociedad mejor tenemos que igualar condiciones y la Argentina no da las mismas condiciones en todo el país, y cuando yo veo que salen premiados gente del norte argentino, a mí me llena de satisfacción, porque es un paso más que damos en favor de la igualdad, de posibilidades que la Argentina necesita.

A Andrea la conocí en la pandemia, yo soy un abogado, así que pocas veces pude cruzarme con alguien como Andrea, y vi su dedicación, su vocación, su esfuerzo; Tenés muy bien ganado los dos premios que te llevaste hoy, y me pone muy feliz ser yo uno de los que participó de la entrega de tu premio. (APLAUSOS)

En verdad la ciencia es algo maravilloso que a todos nos involucra y a veces no nos damos cuenta de cómo nos involucra. Y déjenme contarles una historia más, absolutamente personal, pero que me llena de alegría. Allá, a mediados de los años 80’, yo ya enseñaba Derecho Penal en la Facultad de Buenos Aires y di un curso, en el ciclo profesional en el Estado, que se llamaba: “El Aborto”, Reflexiones acerca de la conveniencia de castigarlo. En verdad, era un curso que inyectaba más una duda ¿Tiene sentido castigarlo al aborto? ¿Sirve en términos de criminología castigar el aborto? El libro de cabecera de ese curso era un libro que escribió Florencia Lula. Se llamaba: “Decisiones de vida y de muerte”, era una recopilación de artículos y su propio aporte, su propia mirada sobre la eutanasia y sobre el aborto. Yo, leí ese libro y dije: “Epa, pongámonos a pensar seriamente lo que estamos haciendo en Argentina”. Ese era un libro de texto en mi curso. Le pregunté a Daniel: ¿Florencia Luna es la que escribe sobre Bioética? Y Daniel me dijo: “Sí”. No sabes la alegría que me da que tu madre haya sido premiada porque hizo un trabajo enorme, maravilloso. Y ¿Qué estoy queriendo poner de relieve? ¿Cómo un abogado terminó leyendo las ideas de una experta en Bioética? Porque esta es la maravilla de la ciencia que a todos nos cruza, que si todos trabajáramos en equipo, como Andrea nos recomendó recién, las cosas salen más fácil y a veces un abogado necesita de una experta en Bioética para que su cabeza se abra y diga “no estamos haciendo bien las cosas en el Derecho” porque aquí hay alguien que me está mostrando que no estamos haciendo las cosas bien. Eso es la ciencia, eso es la maravilla de la riqueza de la ciencia.

Mientras yo sea Presidente, voy a poner todo el dinero que haga falta para que la ciencia y la tecnología se sigan desarrollando en Argentina (APLAUSOS) porque allí no estoy gastando plata, allí estoy invirtiendo futuro, estoy invirtiendo más igualdad, estoy invirtiendo más desarrollo, estoy invirtiendo en pensamiento y esa inversión no tiene precio.

Felicitaciones a todos y todas. Gracias.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto de entrega de viviendas, en La Bebida, provincia de San Juan, a los vecinos que perdieron sus casas en el sismo del 18 de enero de 2021

Buenas tardes a todos y a todas; muchas gracias, buenas tardes San Juan, muy lindo estar acá con ustedes, muy lindo estar en un día de felicidad.

Aún acuerdo de aquel día de enero, del año 2021, cuando la tierra tembló acá y lastimó la casa de muchos de ustedes y llegué rápidamente porque quería ver qué era lo que pasaba, me preocupaba mucho lo que – rápidamente – Sergio me había transmitido como preocupación de él. Y vinimos y lo vieron recién en un vídeo, asumimos un compromiso de que rápidamente los que habían perdido su cada pudieran tener una casa digna para habitar, y que ya no estén pensando – como escuché decir en el vídeo – en el riesgo de la lluvia, en el riesgo del viento, en el riesgo que uno tiene que pasar, cuando uno vive en una casa precaria, en situación de precariedad y nos pusimos con Jorge Ferraresi, que en aquel momento era el ministro, y lo secundaba Santiago, y ambos se pusieron al hombro el compromiso que había asumido y mi gratitud a ustedes, porque francamente, por el trabajo, que han hecho, sinceramente. (APLAUSOS).
A Jorge Ferraresi, a Santiago Maggiotti, porque ellos tuvieron mucho que ver con que – hoy – estemos inaugurando estas 837 casas, que vuelvo a repetirles, y yo siempre suelo repetir, en actos como este, que para mí no hay un momento más lindo, que el momento en que uno puede entregar una vivienda a una familia. Porque – en verdad – lo que hace, en ese instante, es despejar muchas incertidumbres, en la familia, saber que no tiene un techo digno, donde vivir y que ya no tiene que estar preocupado ni por el viento, ni por la lluvia, ni por pagar un alquiler, en muchos casos, sino que simplemente, ahora, pueden disfrutar de sus casas y ese para mí es un momento gratificante, porque básicamente – como siempre digo – no les estoy haciendo un favor a ninguno de ustedes, esos eran derechos que ustedes tenían y que el Estado no les estaba reconociendo. Y la tranquilidad es la tranquilidad que, desde el Gobierno, podamos estar reconociendo y dando los derechos que ustedes tienen. Así simplemente las recuerdo a ustedes dos recibiéndome, en el barrio, abrazándome y pidiéndome auxilio.

Esta es para mí son 837 casas singulares, en mi alma las llevaré grabadas como algo especial. Las vi sufrir, aquel día y las veo sonreír, hoy, y eso me pone muy feliz, muy feliz. Ahora, viva la justicia social y con esa justicia social tenemos que trabajar, todos los días, denodadamente, porque vamos a vivir en una mejor sociedad, cuando la sociedad sea más justa con todos y con todas. (APLAUSOS)

Ahora, estoy acá, y Fernanda me dice: “me he quedado afuera, yo necesito una casa, porque tengo dos hijos”. Quédate tranquila, Fernanda, que seguramente en la entrega de las próximas casas vos vas a estar adentro de alguna esas casas que vos y tus hijos necesitan. Estamos construyendo 5 mil viviendas más, acá en San Juan; hemos construido y hemos traído 10.800 soluciones habitacionales, a San Juan, y estoy feliz de que lo hayamos hecho, son casas que necesitan argentinos y argentinas. Hemos destinado 82.000 millones de pesos a San Juan, 82.000 millones de pesos, que están muy bien invertidos, pues es tranquilidad habitacional para sanjuaninos y sanjuaninos. (APLAUSOS).

Este es un día muy gratificante para mí en lo personal, que guardaré en mí memoria para siempre, como guardo en mí memoria aquel día de enero en que ustedes dos me recibieron en las puertas del barrio y me mostraron cómo las casas se habían derrumbado, cómo los techos se habían derrumbado. Todo esto que hizo el Gobierno nacional, quiero serle muy franco, no lo podríamos haber hecho si San Juan tuviera un Gobernador como Sergio Uñac. (APLAUSOS).

¿Por qué digo esto? Porque con Sergio hablamos un mismo idioma y tenemos las mismas preocupaciones. Para nosotros la prioridad es mejorar la vida de la gente. La política no tiene sentido si no lo hacemos para mejorar la vida de nuestros pueblos, para eso tiene sentido la política. Algunos en la política piensan qué problemas habitacionales deben ser resueltos por los mercados, y otros creemos que los mercados nos resuelven esos problemas porque no son un negocio. El negocio está en las casas más caras y en las familias pudientes que pueden pagarlas, y bienvenido sea; pero lo que no pueden pagar una casa, los que no pueden acceder a un techo, es obligación del Estado hacerse cargo para resolver los problemas de esas familias. (APLASOS).

Así es que, yo quiero darles las gracias por ser tan generosos conmigo, en tus palabas, Sergio, en el amor que me dieron a cada uno y a cada una que abracé. Pero quiero decirles: “tengo la tranquilidad de la tarea cumplida, de la labor cumplida y de la promesa empeñada cumplida”. Tengo la tranquilidad de que esto no solo ocurre en San Juan, con estas viviendas, con estas viviendas llevamos entregadas 63 mil viviendas a lo largo y a lo ancho de todo el país. (APLAUSOS). Y cuando lleguemos a diciembre vamos a estar entregando la casa 70 mil, que familias argentinas van a estar recibiendo; 70 mil casas, que argentinos y argentinas están requiriendo. (APLAUSOS).

Y mientras cuento todo esto, también les cuento, estamos construyendo 140 viviendas más para argentinos y argentinas que lo necesitan. Y esa es la plata mejor invertida que el Estado pude tener. (APLAUSOS).

Así que, gracias San Juan, por darme la alegría de ver este barrio hermoso, donde van a vivir hermosas sanjuaninas, hermosos sanjuaninos con sus hijos. Tengan la felicidad que merezcan y sepan, sepan, sepan, que inexorablemente, siempre voy a estar al lado de los que más necesitan porque eso lo aprendí de chiquito cuando abrazamos las ideas de Perón y de Evita. Y nunca vamos a dejar que abandonar ese ideario que a nosotros nos convoca.

Gracias de corazón a todos y a todas. Disfruten de estas viviendas, son sus derechos. ¡Gracias! (APLAUSOS).

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la apertura del ciclo: “Nos mueve el orgullo”, con motivo de las celebraciones del Mes del Orgullo, en el Centro Cultural Kirchner.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la apertura del ciclo: “Nos mueve el orgullo”, con motivo de las celebraciones del Mes del Orgullo, en el Centro Cultural Kirchner. 

Buenas noches a todos, a todas, a todes: es correcto decir todes, porque eso incluye a todos y todas, nadie se siente excluido, “en una sociedad que te avergüenza, que te persigue el orgullo es una respuesta política”. Esa frase no es mía, es de Carlos Jáuregui, (APLAUSOS).

Y por qué quise empezar de este modo las palabras que hoy puedo dejarles a ustedes? Jáuregui tuvo un coraje impresionante, porque en esa sociedad – efectivamente – avergonzaba lo diferente. Y la verdad había que ser muy valiente, muy corajudo para enfrentar eso.

Esta lucha empezó hace muchos años, no empezó conmigo, yo casi llegue al final de esta lucha y quiero poner en valor la lucha de los que fueron capaces de llamar la atención del resto de la sociedad por la discriminación, por el maltrato, por hacer seguir vergüenza al otro por el sólo hecho de querer ser feliz. Esos son a los que hoy debemos homenajear; esos son los que nos han convocado hoy; eso son los que han construido el Mes del Orgullo. Y nosotros debemos todos los días poner en práctica el Orgullo como una respuesta política, a los que aún hoy discriminan, maltratan, diferencian, avergüenzan.

La realidad es que yo estoy muy convencido de que cuanto más respeto por el otro allá y más igualdad tengamos entre nosotros, nosotras, nosotres más felices vamos a ser. En verdad, cuando Vilma impulsó el matrimonio igualitario, lo único que estaba haciendo era haciendo feliz a la gente, eso es lo que hacía. (APLAUSOS).

Yo me acuerdo que hablábamos mucho, en aquellos días, hablábamos mucho y la verdad lo único que hacía era hacer feliz a gente, que quería ser feliz, simplemente, y que las leyes se lo impedían. Impedían amar, fíjense qué locura. A veces me encuentro con parejas que me dicen: “yo te agradezco porque gracias a la Ley del Matrimonio Igualitario, nos pudimos unir”. Y yo decía qué estado tan ridículo, qué sociedad tan absurda, miren con qué poquito falta para que estos dos o estás dos sean felices, qué poquito hacía falta.

En realidad, nosotros tenemos que ir profundizando eso que empezó con el matrimonio igualitario, con la igualdad de género y que nosotros seguimos en nuestro gobierno, con mucha normas, con muchas medidas, con muchas leyes, como la legalización del aborto, la legalización de los Mil Días, la posibilidad de acceder a Documentos no binarios. Uno a veces, después que lo hicimos, mientras lo estábamos haciendo la pregunta era y en qué cambia para el Estado que sea varón o mujer, para qué le importa al Estado esto. De repente, Tany fue y sacó su documento no binario y me dije qué fácil era, qué fácil era. (APLAUSOS).

Y también nos preocupa la igualdad de género, nos preocupa que las mujeres sean discriminadas en esta sociedad, que todavía discrimina laboralmente a las mujeres, el mismo trabajo, si lo cumple un hombre es mejor pago, que si lo cumple una mujer. Todavía hoy hay lugares donde se ofrece un empleo, pero si sos mujeres corrés con desventaja.

A nosotros todo eso nos preocupa, también nos preocupa la discriminación transexual, y luchamos porque no exista y por eso impusimos el cupo trans para el trabajo. (APLAUSOS).

Hoy veo con orgullo, que en la Administración Pública Nacional, ya hay 500 lugares ocupados por personas trans, que antes no podían acceder a esto por la imbecilidad humana, no hay otra explicación, por la imbecilidad humana. Miren qué fácil era, era muy fácil. ¿Y de qué se trata construir una sociedad democrática? Una sociedad democrática es donde cada uno puede ser feliz, siendo lo qué es. Ya nadie le imponga una condición para ser feliz y mucho menos nadie le impida ser feliz, con normas o con reglamentos que no lo dejan ser lo que uno quiere ser.

Yo uso mucho la palabra respetar, está bien usada la palabra tolerancia, pero cuando yo escucho hablar de tolerancia, tengo la impresión de que tolerar es algo parecido a: “me tengo que bancar lo que no me gusta” y mí me gusta más utilizar la palabra respetar, porque la verdad yo no tengo derecho a bancarme nada, yo tengo respetar al otro cómo es; a la otra cómo es; al otre cómo es. No tengo que tolerar nada. (APLAUSOS). Sólo debo respetar, sólo debo respetar, por lo tanto yo estoy aquí, siendo lo que soy, disfrutando con ustedes este Mes del Orgullo, pidiéndoles que no paren en la lucha, porque – la verdad – es que no hemos alcanzado todos los objetivos que queremos. La lucha que empezó Carlos Jáuregui sigue hoy y no hay que pararla, hay que seguir y hay que seguir, hasta que el último energúmeno entienda que todos debemos ser respetados, cuando elegimos ser lo que somos. (APLAUSOS)

Debemos seguir esa lucha, con las mismas convicciones de Carlos Jáuregui o con más convicciones que Carlos Jáuregui, porque él nos demostró que tenía razón, que se podía y estamos pudiendo. Celebremos que estamos en una sociedad más democrática, donde nos respetamos, que estamos en una sociedad más igualitaria, donde nadie tiene que estar en un closet, que estamos en una sociedad que da más derechos y exijan más derechos, reclamen más derechos, porque una sociedad que amplía más derechos es una mejor sociedad. Disfruten de estos dos días, aquí en el Centro Cultural y celebren la Marcha del Orgullo, como todos nosotros, el orgullo de respetar a cada uno por lo qué es. Gracias a todos, a todas y a todes. (APLAUSOS)

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la inauguración de la Expo Congreso Ciudades para Vivir Bien, desde Tecnópolis.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la inauguración de la Expo Congreso Ciudades para Vivir Bien, desde Tecnópolis.

Gracias. Muchas gracias a todos y a todas. ¡Muchas gracias!

Buen día a todos quienes participan; buen día a nuestros visitantes, a nuestros intendentes, a lo que vienen de otras latitudes, a los gobernadores. Bienvenidos a todos y a todas.

Mientras escuchaba Fernando y a Axel, que han dicho todos cosas muy importantes, yo repensaba y reflexionaba un poco sobre nuestra región, sobre la América Latina y el Caribe. En verdad, la región es una región que demuestra muchas dificultades; ustedes saben que la Argentina, en este momento, está presidiendo la CELAC. Y, por lo tanto, este año –particularmente- le hemos prestado mucha atención a todo lo que pasa en nuestro querido continente. Y, la realidad, es que estamos en el continente más desigual del mundo, es lo primero que tenemos que decir. Porque de las cosas que habló, Axel, y las cosas que habló, Fernando, tienen que ver con la desigualdad que también existen en Argentina.

Ser el continente más desigual del mundo es algo que nos debe preocupar y nos debe ocupar para que trabajemos prontamente, articuladamente –como bien dijo Axel- para terminar con ese problema, para terminar con ese problema. Es un problema al que asumimos, pero que no necesariamente es responsabilidad nuestra; es el modo en el que se ha diagramado el mundo, es el modo en que funciona el capitalismo financiero en el mundo, que posterga al hemisferio sur y genera mucho poder en el norte.

Nuestro continente a pesar de todas esas dificultades tiene grandes avances. Somos, primero y antes que nada, una región de paz. No tenemos conflictos entre quienes formamos parte de América Latina y el Caribe. Somos, además, un continente democrático que apuesto en valor contra la democracia. Vivir en democracia no solamente quiere decir ganar una elección, quiere decir respetar el resultado de la elección y quiere decir convivir en la diferencia, convivir en la democracia. Celebro, enormemente, el triunfo de “Lula” Da Silva en Brasil y le pido al pueblo de Brasil que convivan en democracia, que se respeten. (APLAUSOS).

Creo yo –como bien dijo Fernando y como bien dijo Axel- que los intendentes son el primer eslabón de una cadena que se diseña para gobernar un país. También sé –como bien dijo Fernando- que son en términos políticos los que deben convivir con el control social más cercano. ¿Qué quiero decir esto? Que a un intendente los vecinos lo conocen, y los vecinos recuren al intendente cuando tienen un problema; y el intendente se tiene que ocupar de conseguir una vacante para el hijo de una señora que se lo pide, y de ayudar a despedir a quien ha fallecido; tiene que ocuparse de todo, en el medio tiene que ocuparse de generar trabajo, de generar mejores condiciones de vida para los que habitan en las intendencias. (APLAUSOS).

Cuando está búsqueda de una mejor calidad de vida fracasa, honestamente, a los ciudadanos les cuesta más llegar al gobernador y mucho más llegar al presidente, pero les es muy fácil buscar el intendente. Con eso quiero poner en relieve la trascendencia la labor de los intendentes; no son la primera puerta de entrada al Estado solamente, son los vecinos que trabajan para sus vecinos, cotidianamente, tratando de mejorar las condiciones de vida. Y, para hacer eso, hace falta –como bien dijo Axel- gobiernos provinciales que los socorran; y hace falta un Gobierno nacional que esté presente, y hace falta también ir propendiendo una mayor igualdad en este país, en este caso, en la Argentina.

La verdad es que yo me he obsesionado con que la Argentina se iguale. Ustedes saben que la Argentina tiene un centro muy rico y tiene una periferia al norte y tiene una periferia al sur que no disfrutan de la riqueza del centro del país; que toda esa riqueza termina saliendo por el puerto de Buenos Aires, de la Ciudad de Buenos Aires, y allí se concentra gran parte de los recursos, de los que hablaba Axel. Y eso es una enorme injusticia porque argentinos somos todos, no hay argentinos del centro y argentinos de las periferias, argentinos y argentinas somos todos. (APLAUSOS).

Y, por lo tanto, tuve una enorme preocupación porque lleguen recursos a todos y a todas las argentinas, que es lo mismo que decir que lleguen recursos a todos y todas las intendencias. Tenemos un plan que se llama: “Municipios de pie”, que desde el año 2020 ha destinado a las intendencias 18 mil millones de pesos. Pero –además- de eso, tenemos 5.300 obras públicas; 140 mil viviendas construyéndose en los 2.311 gobiernos locales que tiene la Argentina, absolutamente, en todos. (APLAUSOS).

Y cuando lo hacemos no preguntamos cómo piensa el intendente de ese lugar o el jefe de la comuna de ese lugar, porque -en verdad- lo que estamos pensando es en los que viven en ese lugar, que esos argentinos y argentinas piensen como piensen. La Argentina tiene que revisar su lógica de desarrollo, y tiene una gran oportunidad para diseñar otra forma de desarrollo ahora. Y acá no es el problema la dimensión de la Provincia de Buenos Aires, el problema no es la concentración de gente que se da en el Gran Buenos Aires porque en todo caso es el resultado de gente que, aspiracionalmente, busca un mejor destino y viene a encontrarlo cerca de las grandes ciudades. Acá el problema que tenemos es que, en los hechos, el presupuesto de La Matanza, que tiene 2.400.000 habitantes, representa el 3 por ciento del presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires, que tiene 2.800.000 habitantes. ¿Cómo se explica semejante injusticia? ¿Cómo se explica? Se explica porque en la Argentina se ha estructurado así y debemos cambiar ese diseño estructural porque con ese diseño estructural lo único que hacemos es seguir profundizando las injusticias. Y si algo creemos los que estamos aquí es que la injusticia desaparezca y que la igualdad social sea una realidad; que te creemos una sociedad que a todos nos incluya y no una sociedad para unos, donde se vive bien y una sociedad para otros, donde se sobrevive, no es eso lo que queremos. Lo que tenemos que crear en Argentina y en todo el continente es la igualdad que hemos perdido, la igualdad social que hemos perdido, y debemos trabajar para que la riqueza de nuestros países y de nuestros continentes se distribuya en términos más igualitarios.

Y es muy bueno que yo tenga la oportunidad de hablar de esto con Intendentes y Gobernadores, de zonas que padecen mucho. Para los Sudamericanos, el Caribe es un lugar maravilloso donde se veranea maravillosamente bien, pero el Caribe es una zona que sufre mucho. El cambio climático si alguien los sufre es el Caribe y cuando yo pienso -fue mi mayor obsesión cuando llegué a mi Gobierno- en una América Latina y una América Latina que se une al Caribe, pienso en esa unidad para fortalecernos y para crecer juntos, pienso en lo que decía también Axel; También debemos articular el funcionamiento de la Patria Grande para que a todos nos vaya mejor, porque, además, esa riqueza de la que habló Fernando, el Litio que tenemos en el Norte, el Litio también lo tiene Bolivia, también lo tiene Chile. La capacidad de producir alimento lo tenemos nosotros, pero también lo tiene Brasil, lo tiene Uruguay, lo tiene Paraguay. ¿Qué pasaría si unimos todos esos esfuerzos y juntos articulamos el funcionamiento de esa Patria Grande de otro modo para que dejemos de ser el continente más desigual del mundo? (APLAUSOS)

Yo creo que encuentros de este tipo son muy útiles para llamar a la reflexión colectiva, para que nos pongamos a pensar. Es maravilloso los Stands y la Feria que vi. Allí se ve cómo la tecnología se puede poner al servicio de una mejor gestión. Ayer, sin ir más lejos, con Mica, pusimos en marcha un sistema que, por vía de WhatsApp, cualquier argentino puede entrar y conectarse con el Estado para aliviar los trámites, para ver cómo tiene que tramitar ciertas cosas. TINA, se llama. Cualquiera de ustedes puede entrar a probarlo y si tiene que sacar el DNI y tiene que saber cómo están sus vacunas, cualquier trámite que quieran hacer en el Estado lo pueden hacer ahora por esa vía, por WhatsApp.

Fíjense cómo allanamos la distancia entre el Estado y la gente, esto lo hicimos ahora a nivel Nacional, pero hay muchas provincias que lo tienen y hay muchos Municipios que también lo tienen. El objetivo central es ver cómo nosotros nos aprovechamos de esa tecnología para hacer mejor la vida de la gente, para hacerla mejor y creo que es una gran oportunidad que tenemos y es una gran oportunidad que no debemos desaprovechar. Esta idea de que somos un Continente proveedor de materias primas, es una idea que debemos sacarnos para siempre de nuestra cabeza. Nosotros somos un Continente que tiene una riqueza cultural extraordinaria, que tiene una enorme posibilidad de desarrollar el conocimiento, la ciencia y la tecnología y proveer conocimiento, ciencia y tecnología a todo el mundo. La Argentina, déjenme hablar de mi país, no debería ser autorreferencial en un encuentro Internacional, pero pido permiso para hacerlo. La Argentina ha desarrollado la energía nuclear, ha desarrollado reactores de energía nuclear, ha desarrollado la energía nuclear con fines médicos, es proveedora de Isótopos para todo el mundo. Es proveedora de energía nuclear con reactores nucleares hechos en Argentina. La Argentina produce satélites, la Argentina lanza satélites al espacio. (APLAUSOS)

Esto, no es que los argentinos podemos hacerlo y otros países no, no es una decisión política, de trabajar en esa senda, de ir en busca de esa senda. No queremos ser más proveedores de materia prima, nosotros lo que queremos es proveer alimentos a los seres humanos; queremos que el Trigo se industrialice, queremos que el Maíz se industrialice. No queremos más mandar semillas para alimentar animales. Queremos mandar alimentos para seres humanos. Eso es lo que queremos. No queremos más pensar el país mandando el Litio. Queremos desarrollar baterías de Litio porque cuando lo hacemos le damos trabajo a más argentinos y es mucha más la riqueza que ingresa. Eso lo debemos entender todos en América Latina, todos. Tenemos una gran oportunidad. Somos una región de paz, creemos en la democracia, respetamos los derechos humanos y podemos unidos avanzar, dejar de ser el lugar del mundo donde la desigualdad social es más profunda y empezar a ser la América Latina con la que soñaron San Martín, Belgrano, Artigas, Sucre, Bolívar, O’Higgins, la patria Grande. Gracias a todos y todas. Perón y Evita también. Gracias a todos y todas.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, luego del juramento del ministro designado de Desarrollo Territorial y Hábitat, Santiago Maggiotti, desde el Museo del Bicentenario

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, luego del juramento del ministro designado de Desarrollo Territorial y Hábitat, Santiago Maggiotti, desde el Museo del Bicentenario

Buenas tardes a todos y todas, gracias por estar aquí. Es un día especial, primero, porque estamos despidiendo a un gran ministro, que es Jorge Ferraresi. (APLAUSOS). Lo hice días atrás, pero ahora es el momento formal de hacerlo, toda mi gratitud Jorge por el esfuerzo, por la dedicación, por el enorme trabajo que hiciste y porque, de corazón valoro mucho tu acompañamiento; te va a disfrutar en Avellanada, pero te vamos a extrañar aquí, más allá de que vamos a estar cerca. Vení y subí que te quiero dar un abrazo. (APLAUSOS).

Es un día muy especial, porque Santiago se hacer cargo del ministerio, hasta hoy estuvo acompañando a Jorge, es parte de su equipo, tengo una gran tranquilidad que ese equipo siga funcionando junto, está en tus manos, ahora. Te han dejado la vara muy alta, pero como lo acompañaste todo este tiempo sabrás hacerlo. Para mí también es una alegría recibirte – Santiago – porque sé quién sos, conozco tu historia, conozco de tu trayectoria, la trayectoria de tu familia, de tu padre, de tu madre. Está acá tu mujer, tus hijos, hay muchos Intendentes que te están acompañando y eso habla de lo que te quieren y valoran, Gobernadores a los que les doy las gracias por acompañarnos y te deseo lo mejor; si te va bien a vos, le va a ir bien a miles de familias argentinas y también a nosotros, que como argentinos, vamos a llevar soluciones con viviendas a los que lo están necesitando urgentemente. Santiago, lo mejor y gracias por aceptar el desafío. Gracias a todos y todas. (APLAUSOS)

Declaraciones a los medios del presidente de la Nación, Alberto Fernández, luego de su reunión con el presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, Hotel Intercontinental, San Pablo

PRESIDENTE. – Hoy Brasil, los brasileros, las brasileras se expresaron libremente y democráticamente; Y democráticamente eligieron como Presidente a mi querido amigo Lula, un extraordinario dirigente, un extraordinario líder latinoamericano y un hombre que, estoy seguro, le va a hacer como lo hizo antes, mucho bien a Brasil y mucho bien a todo nuestro continente.

Preservar la democracia es lo primero que debemos hacer. Cuidar la voluntad popular en América Latina, es lo esencial para pensar en el progreso de América Latina

He venido hasta acá, personalmente, para darle mi testimonio a Lula, una vez más de cariño, de amistad, de compromiso, sabe que tiene en mí, un amigo sin condiciones.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández en el acto de entrega de la réplica del mural “Retrato de personajes: Gabriela Mistral y Berta Singerman”, del artista mexicano Roberto Montenegro, desde el Museo del Bicentenario, Casa Rosada

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández en el acto de entrega de la réplica del mural “Retrato de personajes: Gabriela Mistral y Berta Singerman”, del artista mexicano Roberto Montenegro, desde el Museo del Bicentenario, Casa Rosada


Buenas tardes a todos y todas, muchísimas gracias por estar aquí, gracias querida Beatriz, por acompañarnos; gracias querido Senador, gracias querida secretaría y gracias a nuestra querida Embajadora; gracias Andrés Manuel. Hace un tiempo atrás la Embajadora me contó que Andrés Manuel quería mandarle esto a la Argentina, esta maravilla, que tengo a mis espaldas, que es un formidable mural, que Roberto Montenegro, alguna vez pintó. Ahora me enteró que lo hizo en algunas de las paredes, del que era secretario de Educación, de aquel entonces, y la verdad que me dijo que Beatriz iba a traerlo.
Beatriz es alguien a quien nosotros queremos, particularmente, es una mujer maravillosa, como lo es su marido.

Bien dijo Tristán, en sus palabras, lo que significa para un argentino México, significa mucho, pues allí fue tierra, donde encontraron cobijo muchos argentinos que tuvieron que exiliarse del terror, algunos de los cuales fueron amigos entrañables míos, como Estaban Righi, a quien inexorablemente ligo, a México, y que fue mi maestro, en el mundo del Derecho Penal y otros amigos queridos, como Litto Nebbia, que vivió allí, en México, su famoso “Sólo se trata de vivir”, inspiración de muchos poetas, inspiración de muchos. Y en verdad es que ver esta magnífica obra – que tenemos a nuestras espaldas – expresión de un arte tan propio de México, como el muralismo debe llamarnos a la reflexión. El arte – siempre digo lo mismo – nos convoca, que un pueblo pueda acceder al arte es tan importante como que pueda acceder a la comida; la comida – claramente – la necesitamos para sobrevivir porque es el alimento que necesita nuestro cuerpo, pero es el arte lo que alimenta el alma de los pueblos. El arte dice mucho y lo puede decir de mil modos: lo puede decir con los colores de una pintura; lo puede decir con los acordes de una canción o de una obra musical; lo puede decir con las letras o de una obra de la poesía. Hay miles de formas que permiten tocar el alma de aquellos que pueden acceder al arte.

Ahora, la verdad es que – le decía a Beatriz – el muralismo tiene unas cosas particulares, pues – primero – se trata de una obra colectiva, donde trabajan mucho en un equipo. Recién veíamos el mural, que es algo más que un mural lo de Siqueiros, pero nos dábamos cuenta de que allí había tres enormes argentinos: Berni, Spilimbergo y Castagnino, nada más y nada menos que participaban de semejante obra, una obra que realmente impacta a quien lo ve. Me llamaba la atención, que nunca había invitado a Beatriz, a ver el trabajo maravilloso que allí se hizo.

Ahora yo digo que, en los tiempos que vivimos, donde a veces el individualismo es tan cruel y donde a veces el individualismo deja tan de lado la solidaridad, ver la obra del muralismo, que es un trabajo en equipo también nos debe llamar a la reflexión de las maravillas, que se pueden hacer, también, trabajando en el conjunto.

El mural que tenemos atrás, además, tiene una condición singular, porque muestra dos enormes artistas: Gabriela Mistral, a quien leí; Berta Singerman, a quien escuché de chiquito. La verdad es que son, primero una, una poeta inmensa, y otra una enorme artista que a uno le permitió conocer que la poesía, además de ser leída podía ser dicha, que son dos cosas distintas. Las dos artistas impregnan esta obra, que claramente está dedicada a ellas, a una chilena y a una argentina y la pintó un mexicano, una maravillosa síntesis de lo que debe ser la América Latina, un lugar de mancomunión, un lugar donde nos encontremos, donde pueda encontrarse la obra de quien escribe, la obra de quien declama esa poesía y la pintura de quien es capaz de plasmar en figuras la talla de dos personajes de esta magnitud. Así, que México haya tenido la gentileza enorme de darle este tesoro a la Argentina es algo que agradezco y quiero ser franco, pues agradezco además doblemente, porque viene de Andrés Manuel López Obrador, que es alguien a quien quiero y respeto entrañablemente, que es mi amigo a la distancia, que es un gran presidente y entonces ya de por sí la obra tiene un valor intrínseco, pero la signa un valor adicional que es que nos la regaló Andrés Manuel López Obrador y no es poco y nos mandó nada más y nada menos que nuestra querida Beatriz a traernos esta obra. De verdad, gracias de corazón. (APLAUSOS)

Yo que, realmente, valoro el arte y valoro el trabajo de los artistas, y creo que son tan importantes para darnos contenidos en el alma, para darnos un momento de alegría, para darnos un momento también de distracción ¿Por qué no? Valoro mucho que este mural se convierta en parte de este Museo del Bicentenario y valoro mucho que esta obra que, ha hecho un mexicano, este tan cerca de una obra enorme, como la obra de Siqueiros. Y celebro enormemente darle este lugar preponderante a México porque estamos los argentinos en deuda con nuestro querido México, la deuda de haber abrazado a los perseguidos, de haber abrazado a los que escapaban de la muerte y haber abierto sus brazos para dejarlos ser personas en condiciones de dignidad.

Mil gracias, es todo lo que me queda decir, mil gracias México, mil gracias Andrés Manuel, mil gracias querido Senador, mil gracias querida Secretaria, mil gracias querida Embajadora. Celebremos del arte que México nos regala. Muchas gracias a todos y todas.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández en la ceremonia de inauguración de los Juegos Nacionales Evita 2022, en Almirante Brown, Mar del Plata

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández en la ceremonia de inauguración de los Juegos Nacionales Evita 2022, en Almirante Brown, Mar del Plata

Buenas tardes a todos y a todas; qué lindo encontrar a toda la Argentina, aquí, en Mar del Plata, en esta ciudad tan linda, que lindo escuchar aplaudir desde nuestros atletas fueguinos, hasta nuestros atletas de Jujuy, cada provincia brindó un aplauso a cada uno de estos atletas, brindémosle un aplauso a cada uno de ellos, que son los verdaderos protagonistas, junto con cada uno y cada una de ustedes. (APLAUSOS).

Saben que es muy importante, y yo estoy convencido de que el deporte es muy importante, porque debo confesar que esta apertura de los Juegos Evita coincide el día del hincha de Argentino Juniors, hoy es el día del hincha de Argentino Juniors, así que doblemente disfruto de este día, que estamos pasando aquí.

Pero les quiero contar por qué quiero hablar de Argentino Juniors, miren estos Juegos Evita, empezaron allá, en el año 48, como bien dijo Matías recién. La verdad es que el objetivo era precisamente esto: promover el deporte entre los y las jóvenes de nuestra Patria, hacer que todos pudieran acceder al deporte.

El deporte es muy valioso, es una maravillosa escuela; días atrás – cuando inauguré un plan para clubes de barrio – comentaba que era definitivamente importante el deporte, porque las primeras reglas de conducta, que nosotros aprendemos, muchas veces las aprendemos jugando un deporte. Jugando un deporte sabemos lo que está permitido y lo que no está permitido y sabemos, también cuáles son las sanciones, que vamos a recibir, si es que hacemos lo que no está permitido, con lo cual el deporte es una gran enseñanza. Esto no lo dije yo, pues antes que yo lo dijo, por ejemplo, Albert Camus, que él decía que todo lo que había aprendido en la vida lo había aprendido jugando al fútbol, porque allí había conocido las reglas y había conocido algo, que es muy importante, que es jugar y trabajar en equipo, ser capaces de esforzarnos juntos para lograr un resultado, ese es un gran secreto de muchos deportes. Hay deportes individuales, eso es cierto, pero también es cierto que hay muchos deportes que se juegan en equipo y que nos enseñan a convivir y a vivir en equipo.

Hubo un gran entrenador de fútbol, un gran jugador de fútbol: Sabella, fue el entrenador de nuestra Selección, en aquel Campeonato, que jugamos en Brasil, y salimos segundo. Sabella decía que hay que entender que el equipo es el otro, que cuando uno juega al fútbol tiene que entender que hay 11 más y que es el otro y lo que tenemos que estar pensando no es en recibir la pelota, sino en saber a quién dársela y estar pensando permanentemente en el otro. Es una maravillosa enseñanza de cómo nosotros, con el deporte, podemos definitivamente, sacar adelante una mejor condición de vida, una mejor forma de ser, un mejor nodo de ser, más genuino, más puro, más sanos.

Yo les comentaba que estos deportes empezaron en el año ’48, se jugaron muchos años, durante los años en el que el peronismo gobernó y después dejó de jugarse porque algunos entendieron que el nombre Evita era un nombre que complicaba la vida. Volvieron en el año ’73 y acá me detengo porque, ahora me ven así, pero en el año ’73 fui uno de ustedes y jugué el Campeonato Evita, allá en la Ciudad de Buenos Aires. (APLAUSOS) Confieso que no me fue tan bien como a ustedes, porque están acá los que ya pasaron muchas pruebas y están llegando a las instancias finales de este torneo, pero lo jugué.

En aquel Torneo que jugué, con un equipo de fútbol, había aparecido un equipo que a todos nos llamaba la atención, nadie entendía muy bien de dónde habían salido, se llamaban “Los Cebollitas” y en ese equipo jugaba Diego Armando Maradona. (APLAUSOS)

Con lo cual, yo quiero impulsarlos a todos ustedes a pensar y recordar lo que acabo de decirles porque Diego… ¡Muy merecido Diego! Yo quise traer este recuerdo porque, fíjense ustedes, cómo alguien que empezó en un campeonato, como empezaron ustedes, llegó a donde llegó. No sé cuántos Diego Armando Maradona habrá hoy acá, no lo sé. No sé cuántas mujeres, cuántas chicas van a deslumbrarnos con el arte del deporte que ellas llevan adelante, pero de lo que estoy seguro es que de todos los que están hoy aquí, están haciendo mucho para mejorar su condición humana. El deporte nos hace mejores personas, nos hace mejores hombres, mejores mujeres. Y lo bueno es saber que, en cualquier rincón de la patria tienen representación estos juegos, y que de todos los rincones de la patria, hoy, nos unimos, nos aunamos en este tiempo de alegría.

Vamos a disfrutar del tiempo que estén en Mar del Plata, vamos a disfrutar de esta instancia final de los Juegos Evita. Los felicito, les doy todo mi cariño, les doy toda mi calidez. Y la verdad, les deseo lo mejor.

De este modo, declaro formalmente abierto los Juegos Evita del año 2022. Gracias a todos y todas. (APLAUSOS)

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la inauguración del 39° período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), desde el Centro Cultural Kirchner (CCK).

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la inauguración del 39° período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), desde el Centro Cultural Kirchner (CCK).

Buenos días a todos y a todas. Gracias a todos por estar acá, gracias a quienes me acompañan en está mesa; gracias querida representante de Naciones Unidas, gracias queridos ministros; gracias ministros y ministras. ¡Gracias Canciller! Por el trabajo hecho por Costa Rica estos años. Gracias, José Manuel, la mejores de las suertes en el desafío que tienes por delante, te han dejado la vara muy alta después de Alicia Bárcena; así que seguro que lo vas a hacer muy bien. Gracias a quienes están acá y a quienes vienen como invitados a nuestra patria, en especial mí gratitud, sincera, a tres personas que escucharán inmediatamente después de está charla; tres personas que valoró en lo personal mucho, ayer les dije a dos de ellos, que tuvimos la suerte de cenar con José Manuel, (INAUDIBLE) y a Mariana Mazzucato, que no se han enterado, pero sus discípulos; así que leemos con mucha atención sus enseñanzas y sus opiniones. Ahora, ustedes van a poder escucharla, inmediatamente, después de mí y se va a sumar un latinoamericano muy prestigioso que está con nosotros, que es José Antonio Ocampo. Gracias, José Antonio, por estar acá. Muchísimas gracias. También alguien muy respetado y valorado por todos nosotros.

Es un inmenso honor ser anfitrión del 39° de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Argentina asume la presidencia pro tempore de un periodo de sesiones de la CEPAL luego de 59 años, casi seis décadas han pasado y algunos de los planteos iniciales de la CEPAL en base a los aportes sustanciales de un argentino, Raúl Prébisch, siguen siendo una parte central de la agenda para el desarrollo económico y social de América Latina. Prébisch remarcaba la necesidad de observar nuestra propia experiencia como región, como un modo de alcanzar soluciones propias y no importar recetas ajenas para hacer frente a nuestros desafíos. No nos proponía aislarnos del mundo, buscaba integrarnos con nuestra propia identidad; reconociendo y preservando nuestros intereses.

Este periodo de sesiones nos encuentra -como se ha dicho- en una coyuntura internacional muy compleja, tras superar una pandemia que arrasó con la vida de millones de vidas y paralizó la economía mundial, ahora, hemos perdido la paz. El conflicto bélico genera un impacto, claramente, negativo sobre la economía global y América Latina no puede escapar a ello. En esta coyuntura los problemas se agudizan, se agravan las dificultades de logísticas sobre las cadenas de valor con un fuerte impacto en el precio de la energía y los alimentos. Ante la desgracia de estos tiempos que vivimos volvemos a tener la esperanza, la oportunidad y la necesidad de enfrentar creativamente en nuevos desafíos. Podemos y debemos hablar de la integración productiva de cadenas regionales de valor de ciencia y tecnología aplicadas a la producción de bienes y servicios y, fundamentalmente, de las formas para generar trabajo de calidad en nuestros países. Sin trabajo no hay futuro, sin trabajo decente no hay justicia social.

En está agenda el rol de la CEPAL como generador de contenidos y catalizador de acuerdos es determinante. Vamos a poder discutir un documento elaborado para orientar el análisis y los debates de este periodo de sesiones. Ese documento parte de la certera premisa de que la actual situación económica y social de los países de América Latina y el Caribe no solo están afectadas por sus dinámicas internas, sino también por shocks externos que han deteriorado el contexto necesario para la inversión y la producción que necesitamos. Ya antes de la pandemia y de la guerra nuestros países revelaban la existencia de problemas para crecer, para insertarnos en el concierto de la Naciones y para distribuir el ingreso de un modo más equitativo.

La situación actual no exige una mirada crítica y respuesta innovadoras para disonar políticas y soluciones hechas en América Latina y el Caribe, y para América Latina y el Caribe. La crisis mundial apuesto en evidencia el valor de la solidaridad de semejante experiencia vivida nos demanda fortalecer las acciones de cooperación y las alianzas regionales para implementar acciones conjuntas y solidarias. Cooperar es un imperativo de fraternidad y al mismo tiempo una condición necesaria para lograr un desarrollo equitativo que no sumerja en la pobreza a los hombres y mujeres que habitan estás tierras.

En esta línea la CEPAL nos ofrece un espacio privilegiado para una construcción colectiva y pluralista, que incentive una mirada sensible a las necesidades de los países de la región. Una mirada capaz de utilizar la revolución tecnológica para ofrecer nuevas soluciones a los desafíos de desarrollo que nuestra región exige. Argentina en su calidad de presidente pro tempore los invita a trabajar en una agenda estructurada a partir del dialogo; fortalecer los vínculos entre los países de la región y lograr posicionarnos de otro modo con el resto del mundo. Nuestros pueblos necesitan soluciones ya y el documento núcleo que nos presenta la CEPAL plantea ejes de trabajo muy valiosos. En primer término, debemos reducir la brecha ecológica; hoy aparecen nuevos desafíos importantes tantos los avances de la tecnología en los procesos productivos, aun así, esos desafíos nos brindan la oportunidad de identificar los vectores productivos asociados a esta revolución tecnológica y a las necesidades de combatir el cambio climático. Estos vectores deben permitirnos insertar a nuestros países en la cadena de valor, no ya como proveedores de materia prima, sino como eslabones que agreguen tecnología y generen empleo en el proceso de producción.

Impulsar políticas que faciliten la transición hacia las energías renovables y desarrollar cadenas de valor entorno al litio, al hidrogeno y otros minerales estratégicos que nos permitan la generación de nuevas energías; es una oportunidad que tenemos y no debemos desperdiciar. La importancia estratégica de las reservas de litio existentes en la región, particularmente, en el denominado triangulo del litio integrado por Argentina, Bolivia y Chile; que representan alrededor del 56 por ciento de los recursos de ese mineral, es una gran oportunidad para nuestro desarrollo.

Nuestra región también puede convertirse en líder mundial en la producción de hidrogeno bajo en carbono. El desarrollo de la cadena de valor de hidrogeno es pues otra oportunidad para poner en marcha nuestras capacidades productivas. Es esencial profundizar las acciones en procura de este desarrollo energético, mediante la identificación de proyectos, la cooperación a nivel regional y la búsqueda de fuentes de financiamiento de parte de los organismos multilaterales de créditos. Ahora que el BID ha vuelto a manos latinoamericanas y del caribe necesitamos recursos para que la transformación que planteamos pueda materializarse. No todos somos igualmente responsables del deterioro climático al que asistimos.

América Latina y el Caribe no se encuentran en la primera línea de emisión de carbono, inexplicablemente, sin ser los causantes de tanto daño somos lo que más lo padecemos. Las responsabilidades deben ser diferenciadas y por eso en la emergencia debe ser aliviado el esfuerzo de quienes no somos generadores de la crisis. Así como debemos trabajar en la cuestión ambiental, también, debemos reducir la brecha tecnológica que nos distancia del mundo central. Tenemos que lograr que la región acceda al mundo de la tecnología global reduciendo la distancia que hoy observamos. Ellos se relacionan directamente con la localización de las inversiones productivas en nuestros países.

Las nuevas tecnológicas y formas de producción se generan allí donde se produce. Este aspecto ha sido ampliamente estudiado y explica una parte de tenciones geopolíticas vinculadas con la localización de las fuertes de producción. Si ese es nuestro objetivo es fundamental impulsarla la conectividad y la infraestructura digital, la educación, el conocimiento, y la industria 4.0; debemos cooperar juntos como región en políticas publicas que estimulen la inversión privada para democratizar la conectividad. También podemos trabajar juntos en una agenda 4.0 entre los países de América Latina y el Caribe; en áreas como la economía del conocimiento, la tecnología satelital, la inteligencia artificial y la ciberseguridad.

No estamos planteando una utopía, varios de nuestros países ya tienen desarrollado en cada una de esas áreas proyectos importantes, también, la Argentina; hablemos, coordinemos, trabajemos juntos. Eso nos dará fuerza, fortalecerá la autoestima de nuestras naciones, la autoestima regional y nos revelará un panorama de realizaciones a la que no le hemos prestado, hasta aquí, la debida atención.

Tal como señala la CEPAL en su documento núcleo, si el desarrollo de la educación y el conocimiento es uno de nuestros objetivos, la recuperación de la presencialidad en la educación no puede significar, simplemente, volver a la situación anterior a la pandemia. Debemos poder sumar la tecnología necesaria para potenciar el encuentro en las aulas porque los procesos de aprendizaje siguen siendo una instancia fundamental e irremplazable para el desarrollo y la inclusión social.

El mundo de la virtualidad y las redes sociales exigen repensar también los modos en que nos comunicamos y nos informamos en la modernidad. Repensar la cuestión no busca poner en juego la plena vigencia de los derechos individuales, el derecho a la información o los principios que fomentan la libertad de expresión.

En la actualidad las fronteras se diluyen frente al riesgo de la manipulación de datos y noticias falsas, que influyen en el ánimo social, la problemática y sus desafíos son globales. Es importante coordinar acciones regionales para enfrentar los discursos del odio, motorizados por algoritmos, que generan la adicción digital, dificultan el dialogo entre quienes pensamos diferente y debilitan la convivencia democrática.

Aprovechando la desazón que generó la pandemia y los efectos económicos de la guerra, los discursos más extremistas y violentos han proliferado en todo el mundo y también en nuestra región. Encontraron tierra fértil para transformar los reclamos legítimos por mejores condiciones de vida, en un discurso contra la política que pone en jaque a la misma democracia, se trata de palabras que han ido ganando espacio y que naturalizan expresiones y acciones violentas.

Quienes buscan debilitar y erosionar las democracias, tienen intereses específicos que lo llevan a promover esa polarización extrema. No aceptemos resignados que lo hagan, todos sabemos bien que el empeoramiento en la distribución del ingreso, y en la cantidad y la calidad del trabajo, no es producto de quienes creemos en un Estado presente promotor de políticas activas, que induzcan a construir una sociedad más justa e inclusiva. La desigualdad que enfrentamos es consecuencia directa de quienes pugnan por un Estado ausente, que deje en manos del mercado la solución de aquella desigualdad. Son los mismos que con sus políticas permiten que el ingreso se concentre en pocos, mientras la pobreza se distribuye en millones de seres humanos, así la riqueza se acumula en paraísos fiscales, y jamás se derrama sobre los más necesitados.
Para construir sociedades inclusivas, debemos trabajar en favor de la igualdad de género, del 7 al 8 de noviembre próximo la Argentina será sede de la 15° Conferencia Regional Sobre la Mujer en América Latina y el Caribe de la CEPAL. Durante esas dos jornadas de trabajo estaremos conversando sobre un tema central, las tareas de cuidado como un factor relevante para una recuperación sostenible y con igualdad de género. Este será un Foro privilegiado, para construir compromisos que promuevan y protejan los derechos de las mujeres y diversidades en nuestra región.

Esperamos recibir a las distintas delegaciones para continuar los trabajos conjuntos, impulsar planes de recuperación con acciones afirmativas, que promuevan sistemas integrales de cuidados, el trabajo con derechos y la plena y efectiva participación de las mujeres y las diversidades en sectores estratégicos de la política y la economía, para una recuperación transformadora.

La dramática experiencia de la pandemia dejó enseñanza sobre el impacto de las políticas sociales y el rol del Estado para aumentar la resiliencia y la capacidad de recuperación de la economía. Dejó en evidencia la trascendencia de la Salud Pública y la necesidad de impulsar una cadena regional de producción y distribución de vacunas y medicamentos, para facilitar su llegada a todos los rincones de la región.

Hemos dado un paso muy importante a partir de los lineamientos y propuestas para un plan de autosuficiencia sanitaria para América Latina y Caribe, presentado en septiembre de del 2021, durante la Sexta Cumbre de jefes de Estado y de gobiernos de la CELAC. El documento fue aprobado por unanimidad por los miembros de la CELAC. En enero del 2022 la Argentina asumió la Presidencia Pro Tempore de la comunidad de Estado de Latinoamérica y el Caribe. Además de mantener el foco en la implementación del plan a corto plazo de los mecanismos de compra conjunta, internacional de vacunas y de medicamentos esenciales, y en la convergencia y el reconocimiento de las regulaciones, se dedicó a impulsar el desarrollo y la producción regional de vacunas en los laboratorios públicos.
Ese es solo un ejemplo, quiero a través de ese ejemplo concreto destacar la relevancia de las sinergias que generan el trabajo conjunto entre CEPAL y la CELAC.

Quiero dedicar mis últimas palabras para invitarlos a revisar una reflexión colectiva. Venimos de perder millones de vidas como consecuencia de una impiadosa pandemia, ese virus desconocido que se expandió con una velocidad inusual en todo el planeta, fue capaz de dejar al descubierto las inequidades en las que vivimos, ¿es justo que las fortunas de solo diez hombres representen más que el ingreso del cuarenta por ciento de la población global? fue en la pandemia, cuando la riqueza concentrada en el mundo central se exhibió con toda impudicia, y fue en la pandemia cuando la pobreza y la marginalidad distribuida en la periferia en la que se ha convertido el hemisferio sur, solo reveló su impotencia esa desigualada ya demostró su capacidad de daño, la pandemia se ha cobrado cuatro veces más vidas en los países más pobres que en los ricos.
La falta de solidaridad global quedó patentizada cuando la vacuna fue producida, el noventa por ciento de esa producción quedó en poder del diez por ciento de los habitantes del mundo, así penosamente el noventa por ciento de la humanidad deambuló desesperada tratando de acceder al diez por ciento de las vacunas restantes.

Después de tanta pena, después de tanto dolor, una guerra se ha desatado para seguir sembrando muerte, hombres y mujeres terminan sus vidas por imperio de las armas. La guerra también causa daños, más allá de los campos de batalla, la FAO preanuncia una hambruna que afectará a más de 300 millones de habitantes, como consecuencia de la falta de alimentos que la guerra depara.
Vivimos todos nosotros en el continente más desigual del mundo, aquí la brecha entre ricos y pobres es la más profunda del planeta, quienes aquí estamos somos parte de la humanidad sobreviviente de la pandemia, ahora nos toca encontrar los modos para no postergar el desarrollo de sociedades que necesitan crecer en un marco de mayor equidad. El hecho de haber sobrevivido a un tiempo tan tremendo nos impone el imperativo ético de cambiar ese presente, es hora de derribar muros y construir puentes. Tenemos el deber moral de unirnos en ese esfuerzo común, sabiendo que somos pasajeros de un barco que también abordaron millones de hombres y mujeres que padecen y esperan de nosotros una mano que los rescate del pozo de la pobreza. Debemos volver a construir la Patria Grande, debemos recuperar el valor de la solidaridad y desechar el individualismo. Una vez más recuerdo la enseñanza del Papa Francisco, “en este tiempo nadie se salva solo”, en esta etapa difícil que nos ha tocado vivir estemos juntos, pensemos juntos, integremos todas nuestras potencialidades para mejorar las condiciones de todas y todos los que son parte de nuestros pueblos.
Alguien dijo alguna vez que quien sueña solo, solo sueña, pero quien sueña con otros puede cambiar el mundo. Argentina sueña con cambiar este presente, pero necesita soñar con sus hermanos y hermanas de la América Latina y el Caribe, para que soñando juntos podamos cambiar tanta desigualdad que nos rodea.

Muchas gracias. (APLAUSOS)

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la puesta en marcha del nuevo módulo de la Planta Depuradora de Hurlingham, desde Hurlingham.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la puesta en marcha del nuevo módulo de la Planta Depuradora de Hurlingham, desde Hurlingham.

Muchas gracias. Gracias a todos y a todas por estar aquí. (APLAUSOS). Muchas gracias.

Gracias, Malena, por todo tu trabajo. Malena, es una funcionaria ejemplar, definitivamente, lo digo. Ejemplar por la forma en que dedica tiempo a sus tareas y ejemplar por su honestidad en el ejercicio de la función, y ejemplar por los resultados. Felicitaciones, Malena. (APLAUSOS).

Gracias, Juanchi, por recibirme en tu casa. Se los robé a los vecinos de Hurlingham durante un tiempo. Fue muy necesario el tiempo que estuvo con nosotros y lo que trabajo con nosotros, muy importante su tarea. Y ha vuelto a sus pagos a seguir trabajando por sus vecinos. Y es una alegría para mí no solamente poderle decir públicamente gracias por todo tu esfuerzo, gracias por todo tu trabajo que valoro mucho, definitivamente, sino también gracias por seguir acompañándome como Intendente desde Hurlingham, muchas gracias, en serio. (APLAUSOS).

A los trabajadores…, gracias, José Luis, por acompañarnos en este acto. A los trabajadores de AYSA que hacen posible que todo esto funcione. (APLAUSOS). Gracias a los intendentes, esto es una obra que, aunque está asentada en Hurlingham llega a muchos distritos. Llega a Ituzaingó, llega a San Martín, llega a Morón, llega a Merlo, llega a Tres de Febrero, aunque el Intendente hoy no nos acompañe, también llega allí. ¿me olvido de algún distrito? San Martín lo dije, San Martín lo dije, Ituzaingó lo dije. Lo importante Tres de Febrero, Morón todo lo dije, todo lo dije.

Lo importante es que estamos inaugurando una obra que va mucho más allá también de los vecinos de Hurlingham y para nosotros es una gran satisfacción. De verdad cuando nosotros llegamos al Gobierno nos encontramos con el 70 por ciento de la obra pública paralizada, con una deuda millonaria, ¿cuánto era Kato? Casi 40 mil millones de pesos en deuda, de retrasos de pagos, y nos pusimos a trabajar para que esa obra recupere todo el tiempo perdido y avance lo más rápido posible porque definitivamente cada obra pública que se hace es mejor la calidad de vida de la gente, que es cuando hacemos una obra de tratamiento de aguas servidas como está lo que estamos mejorando es la calidad de vida de los que viven en ese lugar. Cuando llevamos agua potable, precisamente, estamos dando también mejores condiciones de vida y evitando que el uso de malas aguas enferme a nuestros chicos, a nuestra gente con problemas gastrointestinales o con problemas muchas veces en la piel.

Tenemos en marcha obras de distintos tipos, ayer sin ir más lejos estuvimos terminando el último tramo de la Autopista Ezeiza-Cañuelas y así como esa hay miles de kilómetros de ruta construyéndose en todo el país con el propósito de unir a toda la Argentina y acortar distancia. Y tenemos también obras ferroviarias que tienen el mismo propósito. En la historia de la Argentina no ha habido 5 mil obras en ejecución al mismo tiempo como existe en este momento. (APLAUSOS). Y ese merito le corresponde en gran medida a Kato, otro ministro de que solo puedo decir cosas buenas por su calidad de trabajo y por su honestidad.

Estamos en un tiempo donde tenemos que fortalecernos porque venimos de cuatro años previas a nuestra llegada donde se dejaron de hacer todas las cosas importantes que los argentinos necesitaban. No solamente perdimos al no construirse está planta, perdimos cuando se desvalorizó la educación pública, cuando se desvalorizó la universidad pública, cuando la salud pública se desvalorizó, perdimos cuando el Ministerio de Trabajo dejó de ser un ministerio y cuando el Ministerio de Ciencia y Tecnología dejó de serlo y todos nuestros científicos marcharon porque nadie los estaba apoyando. Todo eso lo volvimos a poner en marcha y todo eso está funcionando en la Argentina del presente.

En la Argentina del presente podemos una semana inaugurar una obra como está, pero hace dos semanas atrás o tres semanas atrás fuimos a Córdoba a anunciar que estamos construyendo el primer cohete propulsor de nuestros propios satélites. Y estamos anunciando que la Argentina, que es uno de los diez países que construye satélites, va a poner su próximo satélite en órbita y no va a salir de Cabo Cañaveral, allá en la Florida, va a salir de Bahía Blanca. (APLAUSOS). Eso es lo que estamos haciendo. Todo eso estamos haciendo.

Hoy me reuní con el responsable de energía nuclear de Naciones Unidas que está de visita en Buenos Aires. Los dos preocupados por la posibilidad de que la energía nuclear sea mal usada en esta guerra entre Rusia Y Ucrania. Y hablábamos de todo lo que la Argentina es en esa materia, toda la potencia que tiene la Argentina desarrollada, no solamente en materia de energía nuclear, que lo ha hecho mucho, con el CAREM y con los generadores de energía que hemos hecho, energía nuclear. Si no también en materia de medicina nuclear, todo hecho en la Argentina, todo sostenido y avanzando en la Argentina, en esta Argentina que viene de pasar estos cuatro años, en esta Argentina que nos dejaron endeudada, en esta Argentina que vio cómo la humanidad entera en pandemia, en esta Argentina que como todo el mundo soporta los efectos de esta guerra tan nociva.

La verdad es que tenemos mucha fuerza, y tenemos mucha garra, y tenemos muchas convicciones para seguir adelante, y por eso seguimos adelante, y hoy a la mañana hablaba con Sergio y le decía “mirá, nosotros no debemos parar el crecimiento de la Argentina”, tenemos que ver cómo ordenamos las cuentas públicas, que son necesarias ordenar, pero no paremos el crecimiento de la Argentina, no posterguemos eso, porque la Argentina necesita seguir creciendo, necesita seguir desarrollándose, porque cada obra pública que se crea, son puestos de trabajo que se crean en la Argentina.

Déjenme contarles un dato en dos actividades muy distintas, vamos a empezar por la que tiene que ver con la distracción, con la gastronomía: el gremio de los gastronómicos recuperó la cantidad de trabajadores que tenía antes de la pandemia, y los aumentó en 70 mil puestos más de trabajo. Déjenme hablar del gremio de la construcción, un gremio que cuando nosotros llegamos tenía 220.000 trabajadores, hoy tiene 450 mil trabajadores, multiplicó por dos el número de trabajadores. (Aplausos)
Hemos creado 1.300.000 puestos de trabajo, de los cuales alrededor de 400 mil son puestos formales, y tenemos que seguir trabajando para seguir creando trabajo, el trabajo dignifica.

Yo veo allí a muchos compañeros y compañeras de la economía popular que nos están acompañando, y movimientos sociales que nos están acompañando, y todos los días trabajamos para que ellos sigan trabajando en la economía popular, pero en lo posible que entren en la economía formal, y tengan los derechos de cualquier trabajador de la economía formal.

La Argentina está avanzando, como cada vez que nos tocó gobernar, los otros nos critican, pero la verdad, los que tenemos que sacar del pozo a la Argentina cuando ellos gobiernan somos nosotros, una y otra vez. Recuerdo el 25 de mayo del 2003 cuando llegué con Néstor acompañándolo como Jefe de Gabinete, él en la Presidencia de la Nación, recuerdo a la Argentina de ese día, el parte de la Policía Federal indicaba que había 80 mil piquetes en todo el país, ¡80 mil piquetes distribuidos a lo largo y a lo ancho del país!

Cuando llegamos iban a los actos y nos dejaban cartas, ¿y qué nos pedían?, nos pedían planes sociales. Cuando nos fuimos de la gestión con Néstor, seguíamos yendo a los actos, seguíamos recibiendo cartas, ¿pero ¿qué nos pedían?, nos pedían mejor trabajo, ya tenían trabajo y querían mejorar su calidad de trabajo, y cuando se fue Cristina, ¿qué le pedía?, que los trabajadores no paguen Ganancias, ese fue el progreso de esos años, y ese el progreso que nosotros queremos incentivar hoy también.

Y obviamente para eso estamos haciendo todo lo que estamos haciendo, con la convicción de siempre, con la fortaleza moral de siempre. Nos ha tocado el tiempo más duro, nos han golpeado la pandemia, la deuda, la guerra, nos golpean todos los días disparates que escriben los medios, pero nadie nos hace cejar en nuestro esfuerzo, nadie nos hace ceder, estamos muy convencidos de lo que estamos haciendo, y vamos a seguir por este rumbo, ¿saben para qué? Para que más argentinos y más argentinas puedan vivir mejor.

Gracias Juanchi por recibirme, gracias a todos y a todas. (APLAUSOS)