“Estamos poniendo en valor algo muy importante para el desarrollo de la Argentina”

El presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía en el yacimiento Loma Campana en Vaca Muerta, provincia de Neuquén, la puesta en marcha de la construcción del gasoducto “Presidente Néstor Kirchner”, que permitirá ampliar la capacidad de transporte de gas, el abastecimiento interno y la integración energética nacional a través de una inversión aproximada de 3.400 millones de dólares que será financiada con fondos del Tesoro y del Aporte Solidario y Extraordinario.

“Hoy estamos poniendo en valor algo muy importante para el desarrollo de la Argentina, porque no hay posibilidad de que el país se desarrolle sin industria, ni que la industria crezca sin energía, ni que esa energía salga de otro lugar que de suelo argentino”, dijo el mandatario acompañado por los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Buenos Aires, Axel Kicillof; el secretario de Energía, Darío Martínez, y el presidente de YPF, Pablo González.

Al referirse a la importancia del rol de YPF en el desarrollo del autoabastecimiento, el Jefe de Estado afirmó que “esta empresa debe ser orgullo de todos los argentinos y es esencial que siga creciendo, investigando, produciendo, buscando petróleo y gas, y que puedan distribuirlos a lo largo de toda la Argentina para que el país crezca federalmente”.

“Ya no nos alcanza que el gas llegue al centro del país, necesitamos que llegue a cada rincón de la Argentina para que allí puedan establecerse industrias que produzcan y den oportunidades a quienes viven en esta Argentina del centro y las periferias”, enfatizó el presidente Fernández.

También estuvieron presentes el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello; y de Hábitat, Santiago Maggiotti; la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti; el secretario general de la Federación de Trabajadores de la Industria del Gas Natural, Guillermo Mangone, y el diputado nacional Julio Pereyra.

Desde la planta de tratamiento de YPF en Loma Campana, ubicada en la localidad de Añelo, el gobernador Gutiérrez señaló la importancia de un Estado que “promueve una inversión con recursos de todos los argentinos para acelerar el desarrollo y poder llegar a calefaccionar los domicilios que nos faltan en el resto del país, y apuntalar con energía competitiva y barata el desarrollo de la ampliación y diversificación de la matriz económica, productiva, turística e industrial en el país”.

En el mismo sentido, el gobernador Kicillof aseguró que “YPF se creó para lograr la soberanía energética y el autoabastecimiento” y que en Vaca Muerta se encuentra “la segunda reserva de gas no convencional del planeta, y la cuarta reserva de petróleo no convencional” del mundo. Además, el mandatario bonaerense calificó la puesta en marcha de la obra del gasoducto como “un momento importantísimo e histórico”.

En tanto, en una comunicación grabada desde Washington, el ministro de Economía, Martín Guzmán, expresó que se trata del “proyecto de infraestructura más importante de la Argentina”.

“No hay nada más transformacional para la estructura productiva y la macroeconomía que acelerar el desarrollo del sector energético”, ya que “nos va a permitir darle más competitividad a todo el sistema productivo, y en particular a nuestra industria, y poder lidiar de una forma más eficaz con la restricción externa”, explicó.

En su exposición, el secretario de Energía remarcó que “YPF es la locomotora que tracciona la industria” y celebró que hace unos días se cumplieron 10 años de la decisión de declarar de interés público nacional el autoabastecimiento de hidrocarburos y de que el Estado nacional haya recuperado el control de la petrolera. “Hoy, la construcción de este gasoducto nos permite seguir en esa senda de soberanía energética”, destacó.

A su vez, Pablo González resaltó que este año “YPF logró una gran recuperación” y detalló que ha previsto un alza del 8 por ciento en barriles equivalentes, cifra que representa “el crecimiento orgánico más grande de los últimos 20 años”.

“Hemos sustituido un 229 por ciento el nivel de reservas, hemos bajado nuestra deuda casi en 1.600 millones de dólares y estamos pensando en seguir reconstruyendo, y por eso tenemos un presupuesto que pasó a 3.700 millones de dólares, con un crecimiento interanual del 42 por ciento”, precisó.

Recibí las novedades