Palabras del presidente de la Nación Alberto Fernández, después de recibir la distinción de Profesor Honoris Causa, por parte de la Universidad de Tsinghua, en China

Buenos días a todos y todas: hace poco tiempo hemos celebrado los 200 años de vida de la Universidad de Buenos Aires, que para nosotros esa es una causa de verdadero orgullo. Una de las cosas que nos enorgullece es ser parte de una universidad que está entre las mejores universidades del mundo. Y por lo tanto no puedo menos que celebrar que mi querida universidad tenga, con mi querida universidad de Tsinghua, un acuerdo cada para trabajar juntos.

Yo estoy convencido que estamos viviendo un tiempo singular de nuestra historia, con el mundo; el mundo nos exige día a día una mayor capacitación, una mejor educación, acceder más fácilmente al conocimiento y desarrollar mejor la ciencia y la tecnología. Y el mundo, que se ha globalizado, como es el que vivimos, definitivamente, la relación que debe existir entre las fuentes de conocimiento y las universidades es importantísimo.

China es un país milenario, con una cultura admirable, que se ha ganado el respeto del mundo y que – sinceramente – muchos vemos con atención. Definitivamente yo creo que en ese mundo globalizado la multilateralidad es el gran secreto. Hemos puesto fin al mundo bipolar, al mundo de dos poderes y, la verdad, todas tratamos de interrelacionarnos como países buscando precisamente un mejor destino. La multilateralidad es un gran desafío que tenemos como mundo, y es un gran desafío que tenemos como humanidad.

Al Papa Francisco le gusta usar una frase, que bien sirve para explicar esto que estoy diciendo. Suele decir él que es hora de construir puentes y derribar muros, es hora de acercarse y eliminar aquello que nos distancia. Y ese es el secreto de la multilateralidad.

Yo, desde Argentina – como muchos otros Jefes de Estado del mundo – creemos firmemente que ese es el camino. Ningún país del mundo, ninguna comunidad ha nacido para ser satélite de otro país o de otra comunidad; todos nos hemos desarrollado con nuestras propias experiencias, pero cerca y de forma mancomunada con el resto de las naciones libres del mundo.

Y nuestra Patria les abrió sus puertas y los recibió y los acogió con todo el afecto que ellos merecen y eso también nos obliga a tener el mejor vínculo posible con China; en eso estamos trabajando.

Doy gracias por esta distinción que me están otorgando; quiero decirles que espero verlos pronto en Argentina, que van a ser recibido con todo el afecto, con todo el cariño y con todo el cariño, que ustedes merecen de quienes somos parte de esa nación. (APLAUSOS)

En esa lógica nosotros estamos estrechando aún más los vínculos, que, desde hace 50 años, que Argentina y China tienen y estamos convencidos que eso es muy provechoso para Argentina, para China y para el mundo.

Argentina tiene una comunidad china muy importante, y espero que estos tiempos de pandemia terminen y yo tenga tiempo de visitar la ya querida Universidad de Tsinghua. Espero verlos muy pronto y de corazón gracias por este reconocimiento.

Recibí las novedades