Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto de entrega de viviendas más importante de la historia del Procrear, en el barrio porteño de Parque Patricios

Muchas gracias.

Buenas tardes a todos y a todas. Recién decía Jorge que ustedes están cumpliendo un sueño están cumpliendo que es el sueño de tener su casa, y la verdad yo también estoy cumpliendo un sueño, y Jorge también está cumpliendo un sueño, porque si hay algo que soñamos es que cada argentino y cada argentina pueda tener su casa. En los tiempos que vivimos, tener una casa es un derecho que cualquier ser humano merece, y que el Estado debe hacer lo necesario para facilitar el acceso a la vivienda de todos los que la necesitan.

Por eso nos empeñamos con Jorge de avanzar a paso firme, a paso constante, en no ceder, en meterle todas las pilas que tenemos que meterle; tenemos en este momento 100 mil viviendas en construcción, y hacen falta muchas más, porque la Argentina necesita, muchos argentinos, muchas argentinas están necesitando de esas viviendas.

Créanme que no hay nada más gratificante que el momento en que uno le entrega las llaves a alguien, que sabe que va a tener a partir de allí, para ella, para su familia entera, su casa, su techo, y se va a sacar de encima todos los problemas que padece el que no tiene una casa propia, desde vivir con otros, con sus padres, con familiares, compartir sus casas, o alquilar, que también se ha vuelto un problema en tiempos que vivimos.

Nosotros estamos empeñados en terminar con este problema, y también quiero decirles a los que están allá atrás y que han accedido a sus casas a través de un crédito comercial, porque esto es lo que yo siempre explico: que hay momentos en donde el poder satisfacer ciertas necesidades de la gente deja de ser un negocio, ahora, las necesidades existen. Cuando deja de ser un negocio lo que tiene que aparecer es el Estado para satisfacer las necesidades de la gente. Y por eso, con Jorge, nosotros pensamos en el mismo PROCREAR de siempre, aquel que creó Cristina en su segundo mandato, pero volver a ponerlo en la esencia de lo que era, que era favorecer, facilitarle el acceso a un crédito a un trabajador, y que pueda pagarlo, que no se convierta ese crédito en un problema, porque la opción a esto es dejar que eso lo haga el mercado, y cuando el mercado lo hace el negocio es de otros, el negocios no es de quien necesita la casa, y el Estado no está para hacer negocios, está para satisfacer derechos, para cumplir derechos, para dar derechos, no para hacer negocios.

Entonces podemos hacer este magnífico complejo, donde terminamos las tres torres últimas, donde hay 149 viviendas hoy en día, 149 familias que ocupan estas casas hermosas, frente a esa cancha hermosa, donde Argentinos salió campeón en el año 2010, allí fuimos campeones de la Bicentenario, así que solo cariño puedo tener por la cancha de Huracán.

Yo lo que espero es que lo disfruten, créanme que no hay mejor manera de terminar el año que encontrándolos a ustedes, amigos de las dos centrales obreras, de la CGT y de la CTA, unidos, trabajando por su gente, para que los trabajadores de todos estos gremios puedan acceder a una vivienda.

La verdad para mí he cumplido un sueño, terminar el año de este modo es la mayor alegría que me pueden dar.

Disfruten de sus casas, disfruten de sus vidas, disfruten de sus familias y sepan que mientras estemos gobernando solo pensaremos en ustedes y en ustedes también, no tengan dudas.

Gracias a todos y a todas, feliz año. (APLAUSOS)

Recibí las novedades