Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto de firma de contrato entre la Comisión Nacional de Actividades Especiales (CONAE) y la empresa VENG, desde el centro espacial “Teófilo Tabanera”, de la prov. de Córdoba

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto de firma de contrato entre la Comisión Nacional de Actividades Especiales (CONAE) y la empresa VENG, desde el centro espacial “Teófilo Tabanera”, de la prov. de Córdoba

Buenas tardes a todos y a todas. Gracias Gobernador por recibirnos en Córdoba. Siempre nos es grato volver a Córdoba, una tierra que aporta mucho a la Argentina y que en este caso también está aportando, también está aportando. Está aportando con su universidad, con sus científicos, con sus tierras donde se pudo ensamblar todo este complejo aeroespacial.

Saben ustedes, lo he dicho muchas veces, que estoy convencido que las riquezas de las sociedades, la riqueza de las naciones hoy en día no está fundamentada en tener petróleo, en tener gas, en tener litio. La riqueza de las naciones está fundamentada en tener inteligencia, en haber desarrollado ciencia y tecnología.

Argentina alguna vez se diferenció por prestarle atención a eso, piensen Alberdi, piensen en Sarmiento, como se ocuparon pro dar educación inicial a una Argentina que no lo tenía. Piensen acá en Córdoba, en la reforma universitaria del 18 que abrió las puertas a una universidad amplia, gobernada por los que enseñaban, los que se educaban y los que se habían recibido. Piensen después en Perón que universalizó esa enseñanza universitaria haciéndola gratuita, creando lo que se llamó “la universidad de los trabajadores” y hoy es la universidad tecnológica de donde salen tantos ingenieros de tanto valor para la Argentina. Piensen en todo eso, eso nos hizo distinto en América Latina, eso marco una diferencia entre los argentinos y el resto de la América Latina donde aún hoy para muchos ciudadanos del continente acceder a la universidad es algo costoso y difícil.


Invertir en educación, en ciencia y en tecnología es una gran inversión que el Estado puede hacer. Porque lo que está invirtiendo es en el futuro, simplemente en el futuro. Nosotros estamos convencidos de eso, absolutamente convencidos. Cuando llegamos con Daniel, en el año 2003, al Gobierno de Néstor impulsamos mucho esta idea porque estábamos convencidos que allí estaba el futuro del país y tuvimos, gracias a dios, en Néstor alguien que al igual que nosotros creía eso y por eso llevó adelante todo ese gran paso que hubo que fue financiar la educación. En aquel momento la educación, la ciencia y la tecnología estaba toda junta y garantizar la inversión necesaria del Estado para la educación, la ciencia y la tecnología fue un primer paso importantísimo. Cristina siguió con su derrotero y ahora yo quiero seguir con ese derrotero, convencido de que es el camino que debemos seguir, que debemos continuar.

Por eso cuando yo veo estas cosas, cuando veo tanta inteligencia argentina bien aplicada al servicio de los argentinos yo apuesto más al desarrollo de la ciencia y la tecnología. Aquí todos los científicos con los que me cruce, con todos los trabajadores con los que me cruce son argentinos, son argentinas, hombres y mujeres aportando su inteligencia al desarrollo argentino. Alguno se preguntará, ¿pero Alberto tiene sentido ponerse a satélites en el mundo? miren, tengamos el orgullo de ser uno de los diez países del mundo con capacidades para poner satélites en órbita.

Me decía el director de la CONAE o el presidente de la CONAE, no sé exactamente, recién me lo comentaba que junto con Japón somos uno de los dos países que han puesto satélites del tipo del satélite nuestro SAOCOM que ya tiene dos versiones, que uno inclusive se puso en órbita en plena pandemia. Y que tiene una característica singular, tiene una capacidad de llegar a la tierra, de llegar a los mares desde mucha altura penetrando inclusive los momentos de nubes, los momentos donde el clima a otros satélites les impide llegar.

Y ustedes y muchos de los que nos están viendo se preguntarán, ¿y eso exactamente en qué cambia mi vida? Cambia mucho en la vida de todos nosotros. Porque esos satélites preanuncian el clima, nos preanuncian cuándo hay lluvia y cuándo faltara el agua necesaria para sembrar, nos preanuncian crisis climáticas y lluvias cuantiosas que pueden generar inundaciones y nos permiten tomar los recaudos necesarios para evitar esos riesgos, nos permiten controlar bien el mar argentino y garantizarnos que nadie se lleve nuestra riqueza porque satelitalmente estamos controlando quien ingresa a nuestro mar, nos da seguridad, nos permite en la Antártida, donde hay mucha riqueza y donde hay mucho futuro saber cómo son las condiciones.

Supe hoy que ya están proyectando y que lo van a anunciar en los próximos días, y que me adelanto con permiso de la gente de la CONAE; la verdad que estamos proyectando poner un radar en la Antártida que nos permite captar mejor la información sobre la Antártida.

Yo estoy seguro que estamos dando un paso muy importante y como bien decía el Gobernador, esto no es el trabajo de un Gobierno, es el trabajo de toda una Argentina, que le dé sentido al desarrollo científico y tecnológico en favor del mejor vivir de los argentinos.

Y ahora en esta firma que acabamos de ver, estamos dando un paso superlativo porque lo que estamos haciendo es garantizar en soberanía y construir el vehículo que transporte el satélite más allá de la atmosfera al espacio. El Tronador I y el Tronador II tienen ese sentido, no tener que depender de contratar el servicio a otros y poder hacerlo nosotros si por eso ya soñamos con ver salir de Bahía Blanca o de Pipinas es el otro lugar esos enormes cohetes que lleven nuestros satélites al exterior y ya no verlo más por televisión salir de Cabo Cañaveral o de algún lugar propicio que brinde esa tecnología.

Hoy estamos dando un paso importantísimo, hoy estamos logrando más soberanía, hoy estamos logrando ser más dueños de nuestra tecnología y hoy estamos logrando pensar en que más información satelital nos permita generar mejores condiciones de vida en la tierra, acá donde estamos nosotros.

También quiero destacarlo porque vivimos un tiempo donde todo parece ser de desánimo. Miren, todo esto que estoy contando lo han hecho argentinos y argentinas y yo esto quiero ponerlo en valor, porque como bien dijo el Gobernador, lo ha hecho el Estado asociado a estados provinciales, a veces, y también a empresas privadas; Hay cincuenta pequeñas y medianas empresas que han desarrollado tecnología y que hoy sirven estos proyectos. De ellas por lo que escuché 20 aproximadamente son cordobesas. Ahora, ¿qué quiere decir esto?: Que tenemos un capital humano maravilloso para ponerlo al servicio del desarrollo del país y que tenemos que estar muy orgullosos de eso. Que acá haya un posgrado, por el acuerdo de la CONAE y de la Universidad de Córdoba, para especializar a hombres y mujeres en el desarrollo científico de esta materia aéreo espacial es maravilloso, habla muy bien de nosotros, habla de esa mirada de futuro que necesitamos, habla de la necesidad de integrarnos, habla de la necesidad de dejar las disputas de lado.

Habla de la necesidad de dejar las disputas de lado; las disputas que aparezcan cuando hay que votar, pero que después todos unamos esfuerzos para poder llegar a cada argentino y a cada argentina y hacerle más simple su vida. De eso se trata, quiero felicitar por la firma de este convenio, quiero felicitar a la CONAE, a todos los que trabajan en este desarrollo, que es orgullo para todos y para todas las argentinas.

Y en verdad siento que estamos dando pasos pensando, en el futuro. Y eso es bueno, porque para la Argentina nada mejor que pensar en un mañana distinto, más igualitario, donde crezcamos y el crecimiento llegue a todos y todas.

Muchísimas gracias por este tiempo y por la compañía y felicitaciones, a quienes han llevado adelante este emprendimiento. (APLAUSOS).

Recibí las novedades