Palabras del Presidente de la Nación, Alberto Fernández en el acto de lanzamiento del Plan de Reactivación e Inclusión Financiera para Pymes, desde Olivos, por videoconferencia.

Buenos días a todos y a todas; yo lamentando no estar allí, porque estos actos virtuales no son lo mismo, es mucho más lindo poder compartir, verlos, ver sus ojos, poder conversar de un modo menos distante que este, pero es lo que nos permite estos tiempos de pandemia. Yo estoy aquí, en aislamiento, que espero termine pronto, pero siguiendo muy de cerca lo que está pasando allí, en Hurlingham, en el distrito de mi querido “Juanchi” Zabaleta y es una oportunidad para hablar de lo que debe empezar a ocuparnos decididamente, que es la manera de vigorizar de mejor modo, el desarrollo económico, de la Argentina; en eso el Estado no puede estar ausente, el Estado debe estar muy presente, debe estarlo porque ya vivimos lo qué pasó, cuando todo quedó en manos de los mercados.

Los que soñaron, durante mucho tiempo tener un gobierno con empresarios exitosos, al frente, ya vieron lo qué hacen esos empresarios, cuando gobiernan el país, muchas veces le quita recursos al Estado, lo dejan en manos del capital privado y eso va en detrimento del desarrollo de la pequeña y mediana empresa y sólo favorece que acumulen más ganancias los grandes monopolios y oligopolios, que funcionan en la Argentina.

En verdad, prestarle atención a la pequeña y mediana empresa es prestarle atención a la sociedad argentina, porque son las pequeñas y medianas empresas las que dan el 80 por ciento del trabajo, en la Argentina, las que crean el trabajo, en la Argentina. Y por eso me parece que es tan importante este acto, que hoy estamos llevando adelante, importante por lo que representa que en un distrito, del Gran Buenos Aires, se puedan generar puestos, pero importante también para dejar en claro qué es lo que queremos hacer, en la Argentina.

En la Argentina queremos que rápidamente el desarrollo económico se logre, que para eso es muy importante que los argentinos vuelvan a consumir como están consumiendo. Todos los datos indican que el consumo va creciendo; tenemos que lograr que ese crecimiento no se convierta en un acto especulativo para los que venden y que eso no se convierta en aumentos de precios, que los argentinos no estamos en condiciones todavía de afrontar y por lo tanto tenemos que promover que la producción crezca, que el Estado esté presente, que los precios se contengan y que los argentinos – poco a poco –recuperen esa felicidad de la que hablaban “Juanchi”. La felicidad de encontrar un lugar desde donde llevar el sustento diario a su familia y disfrutar – los domingos – de un día de familia, el día en que se descansa, después de haber trabajado toda una semana y haber ganado el pan para sí y para sus familias, los que aportan a ella.

Así que, en esos términos, el acto de hoy sintetiza mucho de eso que hablo, de lo que nosotros aspiramos a concretar. Y está muy bien que así sea, está muy bien, celebro que existan esas 5 Pymes, en ese Gran Buenos Aires, que tanto aportan al desarrollo argentino, que estén pensando en invertir, en tomar créditos y en recibir ayuda del Estado y en generar trabajo.

El secreto para que la Argentina salga adelante es que alguien invierta, alguien produzca y alguien dé trabajo a los argentinos; el secreto es que terminemos con el tiempo, en donde nos hicieron creer que éramos el supermercado del mundo, porque vendíamos granos al mundo y empecemos a entender que lo que le debemos vender al mundo son productos industrializados, que debemos darle valor a toda la producción primaria y que tenemos que ser capaces de hacer, lo que estoy viendo que hacen aquí: industrializar productos y exportar esos productos, porque además de generar consumo interno tenemos que ser capaces de producir en exceso para exportar y los mercados existen y tenemos que ir a buscarlos. La Argentina necesita exportar y traer divisas porque, además, nos dejaron un país lánguido en materia de divisas y esas divisas las necesitamos para fortalecer nuestras reservas, pero también las necesitamos, fundamentalmente, para importar insumos que favorecen la producción en la Argentina.

Así es que yo veo con alegría que las fábricas no solamente estén funcionando, que las fábricas no solamente estén pensando en crecer y en producir más, celebro ver esas cintas que cargan material producido, preparada para salir a la venta, esa música, la música de la producción es la que necesitamos oír, es la música que más debe deleitarnos, porque detrás de cada uno de esos productos – cualquiera sea – lo que hay es trabajo argentino, que es lo que más falta nos hace generar.

Espero que la próxima vez no tenga que estar en aislamiento, espero que la próxima vez hayamos sobrepasado este tiempo de pandemia y espero poder visitarlos, abrazarlos, darles las gracias por confiar en el país, darles las gracias por dar trabajo a los argentinos. Esos son los empresarios, que la Argentina necesita, acá no tenemos dilemas sobre el rol de cada uno, hacen falta empresarios que inviertan y arriesguen y que den trabajo y trabajadores que cuiden su lugar de trabajo respondiendo con todo su esfuerzo para que la empresa, a la que pertenecen, crezca. Si crece la producción de la empresa, crece la economía y crecemos todos, crece el salario de los que trabajan, crece la recaudación fiscal y el Estado también y crecen y ganan los que arriesgaron y produjeron en sus empresas. Ese es el país que tenemos que construir y terminar con las falsas divisiones; no hay un país de los empresarios y un país de los trabajadores. Hay un país que se llama Argentina, donde todos debemos mancomunar esfuerzos para hacer crecer ese país. Y si ese país crece, crecemos todos, no algunos, todos. Esa es la tarea que tenemos por delante, y que para mí alegría hoy vemos que empieza a concretar y que se está concretando, allá en Hurlingham, en la patria del querido “Juanchi”, así que desde aquí, a la distancia, creánme que estoy allí con ustedes, en mi corazón y espero que pronto pueda visitarlos, porque nada me pone más contento que ver, una Argentina, que crece. Ese es el país que nos hace falta y ese es el país que nos merecemos.

Gracias a todos y todas por su tiempo. (APLAUSOS).

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp