Palabras del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto de promulgación de la Ley de Fortalecimiento del Sistema de Bomberos Voluntarios, en la Residencia Presidencial de Olivos

uenos días a todo y a todas, gracias por estar aquí.

La verdad es que la humanidad está viviendo un momento singular, la pandemia nos ha estremecido a todos, nos ha hecho valorar de otro modo la voluntad y la vocación del que se preocupa por el otro, y ha vuelto a ponerse en nuestro vocabulario una palabra que lamentablemente muchas veces quedó olvidada o salió de nuestro vocabulario, que es la palabra solidaridad. Más allá de la palabra, lo peor que nos pasó es que cierto individualismo también nos hizo perder el criterio solidario. Si uno tuviera que pensar en cuál puede ser la acción humana que más se le acerque a lo solidario, uno inmediatamente piensa en un bombero, o en una bombera, porque no es gente que trabaja de esto, es gente que presta un servicio voluntario en favor del otro. Y lo hace desinteresadamente, no lo hace con fines de lucro, no los mueve el dinero, los mueve simplemente la voluntad de socorrer al que lo necesita. Y en tiempos como este, ese concepto de solidaridad, esa vocación de servicio, ese vecino de estar al lado del que necesita, alquila una dimensión distinta. Los bomberos voluntarios son muchos, más de 40 mil según veíamos recién, que están, que trabajan en un poco más de mil cuarteles de bomberos y bomberas. Y la verdad es que la Argentina se ha acostumbrado a que existan, como si fuera algo normal y habitual, y por ahí ha descuidado darle los recursos necesarios para que eso pueda existir. Recursos que no tienen que ver con dinero que va al bolsillo de los bomberos y de las bomberas, recursos que tienen que ver con camiones de esta naturaleza, equipos de esta naturaleza, instrumentos que necesitan para poder cumplir sus cometidos. Y todo eso hay que financiarlo.

Y lo que hace esta Ley 27.629, que hoy estamos promulgando y que nació en el seno de la Cámara de Diputados, Bucca fue uno de los autores, y nos acompaña Cecilia Moreau que es vicepresidente de nuestro bloque y que contó con el apoyo de la mayoría del cuerpo legislativo, también en el seno. Es una Ley que nació allí y es una Ley que lo que intenta es volver a poner las cosas en orden, porque en los cuatro años previos se desordenaron. Volver a poner las cosas en orden quiere decir volver a dotar de recursos, para que esos bomberos y bomberas que trabajan en esos mil cuarteles, más de mil cuarteles, y que socorren como acabamos de leer, como socorrieron el año pasado a más de 200 mil argentinos y argentinas, puedan contar con los recursos necesarios y con la atención necesaria en el caso de que padezcan, como consecuencia de su acción, daños. Y yo celebro la iniciativa que ha tenido en la Cámara de Diputados, lo celebro, vale, y celebro que los diputados hayan acompañado y hayan convertido en Ley este proyecto, y lo celebro porque la Argentina necesita de hombres y mujeres como ustedes, hombres y mujeres esencialmente solidarios, hombres y mujeres que corren el riesgo de dejar todo por ayudar a otro. Es lo mejor que un hombre y una mujer puede dar, todo, a este riesgo de la vida. Y que nosotros estemos de algún modo reivindicando de esta manera a quienes han dado gran parte de su tiempo y han puesto toda su voluntad y todo su compromiso en ayudar al otro, yo lo celebro, yo lo celebro. Es un acto de justicia, simplemente, es eso. es un acto de justicia que además nos hace una mejor sociedad, porque nos permite reivindicar a los mejores de los nuestros, a los que dan todo por el otro.

Así que tengo para mí, en este momento, una enorme alegría de saber que estamos corrigiendo el error que se cometió cuando la lotería nacional se pasó a la Ciudad y se los privo a ustedes recursos que eran necesarios para que el cuerpo de Bomberos Voluntarios, Bomberos y Bomberas Voluntarias, puedan funcionar. Y de este modo, haber podido encontrar los recursos necesarios para que de algún modo eso se recupere, esos recursos se recuperen y ustedes puedan seguir haciendo las cosas también como cotidianamente los hacen. Quería que lo hagamos de este modo, no solamente firmando un Decreto que promulgue la Ley, sino que también sientan ustedes el reconocimiento de todos y cada uno de nosotros, no solo de los que estamos en el Gobierno, no solo los que estamos dentro del Poder Ejecutivo, no solo de los diputados y de los senadores, sino que sientan que hay una Argentina que reconoce el enorme esfuerzo que ustedes hacen y que valora el enorme esfuerzo que hacen, y que necesita, definitivamente, de ese esfuerzo que ustedes hacen. Y que ese esfuerzo debe estar, cuanto menos, suficientemente protegido por el Estado para que no se convierta ese esfuerzo en un sacrificio innecesario.

De corazón gracias por todo lo que hacen. Felicitaciones a la autora de la Ley, a quienes votaron la Ley. Y gracias de corazón por lo que cotidianamente hacen por argentinos y argentinas, de verdad, muchas gracias. (APLAUSOS)

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp