Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto para dar comienzo a la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, desde el Yacimiento Loma Campana de YPF en Vaca Muerta, Provincia de Neuquén.

Muchas gracias. Gracias a todos y todas. Complicado hablar acá con este viento y con esta arenilla que, además, se viene sobre los ojos.

Hoyes un día especial, ¿no? es un día especial para YPF, es un día especial para la Argentina. YPF este año está cumpliendo 100 años, YPF es orgullo de todos los argentinos. Nació de corazón radical y después se hizo de corazón de toda la Argentinidad. Allá con Yrigoyen, con Mosconi, pero después el peronismo lo hizo parte del sentir de toda la argentinidad. Y yo celebro estos diez años que han permitido que la Argentina en un tiempo donde la energía es un tema de debate en todo el mundo, donde todo el mundo se está debatiendo la crisis energética por la falta de energía. Y también los cambios que la cuestión climática demandan en el tema energético.

Yo celebro muchísimo que la Argentina pueda tener una expresa de bandera que sirva como empresa testigo para ver hacia dónde va el desarrollo energético del país y como también lleva adelante el proceso de transición de los combustibles fósiles a la energía renovable. Porque aquí en Vaca Muerta, lo acabo escuchar decir a Axel con razón, tenemos gas para 200 años y el gas es la energía de transición que el mundo ha resuelto tener para ir camino a las energías renovables. (APLAUSOS). Que la Argentina haya recuperado la posibilidad…, la Argentina es su sentido más federal, como bien marco Omar, no el Estado nacional solo. El Estado nacional ha asociado a las provincias que producen gas y petróleo, que haya podido llegar a este tiempo y darnos tranquilidad energética, es muy importante.

Estamos parados sobre una enorme reserva de gas que, sin embrago, no tiene mucho sentido tenerla si no tenemos manera de trasportarla. Y hoy estamos anunciando el inicio de los trabajos pendientes a crear ese gasoducto, que con toda justicia se va a llamar Néstor Kirchner. (APLAUSOS). Tiene mucha justicia porque cruza el norte de la Patagonia hasta entrar a Buenos Aires, de allí esperamos que llegue hasta Santa fe y de allí pueda seguir ayudando y distribuyéndose hacia el norte del país. Pero tiene todo eso que fue Néstor. Hacer frente a las necesidades, ponerle el pecho, construir donde hacia falta construir, ponerse de pie donde hacia falta levantarse. Con lo cual, la verdad es que este gasoducto lleva el nombre muy merecido de quien fue el mejor presidente que la democracia ha conocido en mí juicio que fue Néstor Kirchner. (APLAUSOS).

Y además también algunas reflexiones para que pensemos. Axel contaba cómo fue la devolución en los tiempos en que la YPF se privatizo y los tiempos en que YPF volvió a ser recuperada por el Estado argentino. Pero mucho que uno escucha por ahí decir siempre que, bueno, finalmente, la política es todo lo mismo. Vale la pena también reflexionar como fueron las políticas en tiempos en que YPF volvió a estar en manos del Estado. Porque hubo un momento en los años de Cristina donde YPF fue tomada por el Estado y por la gestión del Estado. Y empezó este proceso en Vaca Muerta donde pocos confiaban los años donde dijo aquella famosa frase Omar, esta Vaca Muerta está más viva que nunca y pocos creían. Y fue todo un problema de ver cómo había sido aquel acuerdo entre Chevron e YPF, bueno, miren, lo que fue ese acuerdo y lo que dio lugar.

Se podía pensar en una YPF pujante, creciente, que también sirviera como empresa testigo para los precios de la energía, o podía pensarse en empresa declinante, que se cediera espacio a otros intereses, como fueron los cuatro años que precedieron nuestra llegada al Gobierno. En los dos casos estuvo en manos del Estado, pero en un caso hubo una política y en otro caso hubo otra. (APLAUSOS)
¿Y qué es lo que estamos nosotros haciendo hoy? Poniendo en valor algo muy importante para el desarrollo de la Argentina, no hay posibilidad de que la Argentina se desarrolle sin industria, no hay posibilidad de que la industria crezca sin energía, y no hay posibilidad de que esa energía salga de otro lugar que no sea del suelo argentino. (APLAUSOS)
Y entonces, eso que fue durante tantos años un problema para todos los argentinos, que fue la necesidad de importar energía, porque no contábamos con la energía propia, y que después se profundizó en esos cuatro años donde declinó la producción de gas y declinó la producción de petróleo acá en YPF, eso lo estamos revirtiendo, y la gestión de Pablo, de Sergio Fronti, dan cuenta de cómo se puede dar vuelta y poner en marcha una empresa que tiene mucho sentido que exista, que debe ser orgullo de todos los argentinos y de todas las argentinas, y que es siga creciendo, que siga investigando, que siga produciendo que siga buscando petróleo y buscando gas y extrayéndolo, y que pueda distribuirlo a lo largo de toda la Argentina, para que la Argentina crezca federalmente. Porque ya no nos alcanza con que el gas llegue al centro del país, necesitamos llevarlo a cada rincón de la Argentina, para que allí puedan establecerse industrias que puedan producir, y darles oportunidades a quienes viven-como yo digo- en esta Argentina del centro y de las periferias al norte y al sur.
Así que yo celebro enormemente estar hoy anunciando que estamos poniendo en marcha ese gasoducto, les pido a los que finalmente tengan la responsabilidad de hacerlo, que lo hagan cuanto antes, que pongan todo su empeño, porque la Argentina lo necesita, porque cada caño que transporte ese gas, cuanto antes llegue al centro de Buenos Aires, cuanto antes llegue más oportunidades le va a dar a la Argentina de crecer. No solamente para que los argentinos se puedan calefaccionar en invierno y puedan contar con el gas que hace falta, sino para que la industria pueda seguir creciendo, como nosotros estamos convencidos que la Argentina crece si se industrializa, que si la industria crece aumenta el trabajo; si el trabajo aumenta, se mejora la distribución, nosotros apostamos por eso, y por eso estamos hoy acá celebrando los cien años del nacimiento de YPF, los diez años que la Argentina volvió a recuperar la soberanía en el control energético, y estamos celebrando que esta Vaca Muerta está más viva que nunca. Gracias a todos y a todas. (APLAUSOS)

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp