Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la firma de una serie de convenios para la construcción de dos alcaldías y se entregarán 100 patrulleros, desde la Casa de Gobierno de Tucumán.

Buenos días. Gracias a todos y todas por estas aquí. Gracias querido gobernador por recibirme. Gracias, querido Juan, por la hospitalidad de siempre. Gracias Aníbal por tu trabajo enorme. Nos conocemos hace muchos años, trabajamos hace 20 años juntos siendo ministros los dos y realmente valoró mucho lo que estás haciendo y te doy las gracias (APLAUSOS). Gracias Sergio por acompañarme. Gracias, Sergio, por estar aquí en un día gris, pero muy lindo para todos nosotros porque siempre es lindo venir al lugar donde la patria nació, que es esta maravillosa provincia de Tucumán.

Y habíamos venido con un fin muy específico que es ayudar a resolver un problema que en la Argentina existe y que hay que resolver. Que existe con diferentes magnitudes, con diferentes trascendencias. Lo que sigue siendo un problema para millones de argentinos que intentas vivir y transcurrir y llevar adelante sus actividades en paz sin sentirse en riesgo como consecuencia del delito. El delito es un fenómeno social complejo porque ante las respuestas que el Estado propone el delito trata de perfeccionarse y trata a su vez de poder seguir existiendo, saltando las vallas y saltando los límites que muchas veces el Estado fija. La tarea de un policía es una tarea difícil, por eso, como bien lo dijo Aníbal hay que tener coraje, para asumir esa tarea. Y lo que tenemos que hacer nosotros como sociedad, cada miembro de la sociedad es reconocer a cada hombre y a cada mujer de las fuerzas de seguridad todo el empeño y todo el esfuerzo que hacen por cuidarnos, por protegernos, por darnos la seguridad que como ciudadanos merecemos.

El problema de la seguridad no tiene ideología, no es un problema de las derechas o de las izquierdas es un problema de los ciudadanos y debemos resolverlo. El primer modo para empezar a resolverlo es prestigiando a nuestras fuerzas de seguridad los provinciales y las federales. Entender que el delito día a día se perfecciona y que por eso nace eso que muchas veces oímos hablar, y lo que habló Aníbal antes que yo, que es la existencia del crimen organizado. El crimen se organiza a modo de una empresa para tratar de lograr sus resultados. Por eso Aníbal decía vayamos a buscar donde está el dinero del crimen organizado porque de ese modo vamos a poder atacarlos mucho más fácilmente porque finalmente lo que hace el delito es un negocio. El crimen organizado es el narcotráfico, el crimen organizado es la trata de personas y contra eso las fuerzas federales tienen que trabajar mucho, peor tienen que trabajar como estamos haciendo hoy mancomunadamente con las fuerzas de cada lugar de la patria.

Estos patrulleros, cerca son… de estos 100 patrulleros que hoy estamos entregando tiene un solo objetivo que es disuadir al delincuente porque cuando el delincuente sabe que está vigilado se siente vigilado, se siente vigilado por una cámara que está en la calle, se siente vigilado porque sabe que hay un patrullero dando vueltas que puede encontrarlo en el momento que está cometiendo su fechoría. Estos patrulleros tienen el sentido precisamente de que circulen y disuadir al delincuente de llevar adelante su acción. Y por eso están importante, no es la entrega de 100 autos, no, es poner en las calles 100 móviles que defiendan la seguridad de todos los que están acá y de todos lo que no están también. Y que se han implacables en la lucha contra el crimen. Para la lucha contra el crimen, como bien dijo el gobernador, dentro de la ley todo fuera de la ley nada, cada uno tiene su misión y hay que ser severos en la persecución del delito, la justicia tiene que hacer su parte juzgando y condenando o absolviendo según resulte el caso. Y lo que nosotros tenemos que seguir es trabajando cotidianamente, mancomunadamente para que el la Argentina pueda el que va a trabajar tenga miedo estar esperando un colectivo o allá en Buenos Aires en una estación de tren esperando el tren que lo lleve a su lugar de trabajo, que nadie corra riesgo por el solo hecho de circular por la calle. Ese es el esfuerzo que tenemos que hacer, y lo tenemos que hacer entre todos.
Hay un tiempo de la Argentina que de una vez y para siempre debemos inaugurar, que es el tiempo de trabajar unidos, de trabajar juntos, ya tuvimos demasiados años para distanciarnos, para pelearnos, para marcar diferencias, hay cuestiones donde ya no tiene sentido que sigamos marcando esas diferencias, y además no tiene sentido porque el problema ciudadano tiene otra magnitud y nos está reclamando que cada uno ceda lo que tiene que ceder para lograr los resultados que hacen falta que alcancemos. Tengo la impresión que nosotros podemos estar viviendo un momento bisagra en la Argentina, después de ir resolviendo problemas que -como pasa en la Argentina y como bien decía recién Aníbal-, los problemas son tantos que se van resolviendo y quedan en el olvido a los cinco minutos, pero nosotros vamos resolviendo problemas, y aparecen otros problemas, y recibimos problemas que aún están pendientes de ser resueltos. Lo que tenemos que hacer es unirnos para resolver los problemas, porque todo tiene sentido en la política si se hace para mejorar las condiciones de vida de la gente, para otra cosa la política no tiene sentido, para eso tiene sentido que nosotros nos dediquemos a gobernar.
Y yo sé, créanmelo, que en estos dos años yo, y todos los que me acompañaron en el Gobierno, hemos dejado todo de nosotros para ir sorteando problemas muy graves que la Argentina tenía, y problemas que aparecieron, tremendos, como los de las fuerzas de seguridad, fueron tan importantes, y fuimos sorteando los problemas y vamos saliendo de los problemas, y así como resolvimos primero la deuda con los acreedores privados, ayer empezamos a resolver la deuda con el Fondo Monetario Internacional, que nosotros no tomamos, que heredamos, y seguramente no la hubiéramos tomado nunca, de hecho no quise tomar la parte de la deuda que quedaba con el Fondo Monetario Internacional cuando yo ya era presidente, pero son problemas que los argentinos tenemos que ir resolviendo, y tenemos que saber aprovechar el esfuerzo de encontrar coincidencias para salir de esos problemas.
Hay que pensar también que el problema de la seguridad es un problema que nos afecta a todos, en algunos lugares las cosas son más graves que en otros, en algunos lugares de nuestra Patria el crimen organizado se ha arraigado con más fuerzas que en otros lugares, y hay que estar atentos a cada región del país, hay que estar atentos al combate con el crimen organizado, y hay que estar atento al combate contra el crimen, dentro de la ley, con la seriedad de la Justicia, pero hacerlo.
Hoy querido Osvaldo, venimos a hacer lo que debemos hacer, ayudar a Tucumán a que esté un poco mejor en materia de seguridad. (APLAUSOS) Como lo hacemos con otras provincias, porque la Argentina es una, la Argentina es una, y los problemas que tenemos que resolver son los problemas de los argentinos, vivan donde vivan, estén cómo estén, piensen como piensen, esa es la tarea que tenemos por delante
Espero que estos cien patrulleros rápidamente estén rápidamente circulando por las calles de Tucumán, dándole seguridad a los ciudadanos, a las ciudadanas, quiero darles las gracias a quienes han venido hasta aquí con un día tan feo, con tanta lluvia, pero con tanto amor, de corazón gracias por haber participado de este acto. (APLAUSOS)
Y a seguir trabajando, cada día también, cada dificultad que se presenta, para que nosotros, como siempre digo, que nacimos peronistas, cuando el país tiene un problema lo único que hacemos es poner el pecho y enfrentarlo. Pero yo quiero que todos los argentinos hagamos lo mismo, y podemos hacerlo. Empezamos una etapa donde los encuentros deben ser lo corriente y no lo excepcional, tenemos un pueblo maravilloso que mil veces ha sabido levantarse de tragedias increíbles, sin ir más lejos este año estamos recordando cuarenta años de una guerra que se llevó la vida de más de seiscientos jóvenes oficiales de nuestro Ejército, la Fuerza Área, la Fuerza de la Armada Nacional, y pese a ese momento tan duro que fue la guerra, fuimos capaces de levantarnos, recuperar la democracia, y en la democracia sortear problemas también muy difíciles. Vamos a levantarnos una vez más, y estamos empezando un nuevo tiempo.
Gracias Tucumán por recibirme y lo mejor para todos y todas. Muchísimas gracias. (APLAUSOS)

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp