Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la inauguración de la renovada estación Tortuguitas de la línea del ferrocarril Belgrano Norte, en el partido bonarense de Malvinas Argentinas.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la inauguración de la renovada estación Tortuguitas de la línea del ferrocarril Belgrano Norte, en el partido bonarense de Malvinas Argentinas.

Buen día Malvinas, ¿cómo les va? Es muy lindo estar acá.

Leo tiene razón, Leo tiene razón demoré mucho tiempo en venir a Malvinas, pero tiene una explicación, tiene una explicación. Miren, la historia dice que a uno a veces pro el cariño a los amigos los hace esperar y no le retribuye el afecto que esos amigos tienen.

Corría el año 2003 y hacíamos campaña con Néstor. Íbamos a cualquier lado. Vinimos a Malvinas, pero íbamos a Lanús, íbamos a Bahía Blanca, íbamos a Chubut, íbamos a La Rioja y nos volvíamos a Buenos Aires a Dolores, y nos íbamos a Corrientes. Y en todos lados había un cartel que decía Luis Vivona con Néstor Kirchner (APLAUSOS). Y yo me acuerdo (salta el video) Luis Vivona es el señor que está empezando está mesa a la izquierda (APLAUSOS). Y fue y nos hicimos desde entonces grandes amigos porque fue alguien que confío en Néstor desde la hora cero, cuando pocos lo conocían. (salta el video) más cuando a uno le toca ser presidente y gobernar en un mundo donde nos toca gobernar a Axel, a mí y a todos los que estamos aquí, tan difícil. Para mí fue una enorme alegría… esto intenta ser una explicación, una excusa y hasta una disculpa con la gente de Malvinas por haber demorado tanto. Pero estoy muy contento de poder estar hoy aquí, muy contento.

Muy contento porque a nosotros nos ha tocado un tiempo muy difícil, el que no tiene mucho sentido hablar, pero cuando cada vez que creemos que ya la situación se ordena todo empieza a complicarse de vuelta. Y cuando creíamos que la pandemia ya nos dejaba un terreno libre como para poder avanzar se desata en guerra en Europa. Las guerras de la actualidad son muy distintas no tienen las características de las guerras que nosotros conocimos como guerras convencionales. No son ejércitos que se baten a duelo en una tierra. Las guerras actuales son guerras mediáticas las guerras actuales. Y que en un mundo globalizado causa efectos desastrosos mucho más allá de las fronteras de los países en conflictos. Y entonces cuando en una guerra como la que se ha desatado a partir de la invasión rusa sobre Ucrania esa guerra tiene repercusiones en todo el mundo y también esas repercusiones llegan a la Argentina. No llegan en forma de balas, llegan en forma de complicaciones económicas y la mayor complicación económica que sufre el mundo es que esa guerra ha desatado una lucha tremenda por los alimentos y los alimentos vuelan los precios de los alimentos en todo el mundo.

Porque nos cuesta mucho recuperarnos y aquella inflación que nos dejó sin guerra y sin pandemia quien presidio mi mandato, que nosotros creímos empezar a resolver durante los dos años que pasaron durante la pandemia y ahora se vuelve a desatar con toda la ferocidad que existe en el mundo. Fíjense ustedes que tal vez este año Estados Unidos terminé con una inflación de 10 puntos. Es algo absolutamente inexplicable para los Estados Unidos. Y esto se repite en toda Europa, se repite en todo el continente. Pero como siempre digo nosotros sobre todas las cosas somos peronistas, ¿y qué hacemos los peronistas cuando aparecen los problemas? Le ponemos el pecho y buscamos las soluciones (APLAUSOS).

Entonces yo espero que está semana podamos empezar a poner orden al tema de la deuda tremenda que heredamos con el Fondo Monetario. Prometo que el día viernes va a empezar guerra, la guerra contra la inflación en la Argentina (APLAUSOS). Vamos a terminar con los especuladores y vamos a poner las cosas en orden, ¿por qué digo esto? Porque en una Argentina que sufre tanto, que ha sufrido tanto, por esos cuatros años que les habló Axel, que lo describió con tanta claridad, por esa deuda intolerable… (salta el video). No somos conscientes, que somos sobrevivientes de una pandemia que se llevó millones de vidas en el mundo entero, con sobrevivientes que somos estamos moralmente obligados a hacer algo mejor de esta sociedad, y lo vamos a hacer, y es cierto que cuando uno piensa que está terminando empieza a preocuparse, porque empieza la guerra en Europa, pero también empieza a preocuparse porque empieza a temer que la pandemia no esté tan terminada, estaba viendo que en Italia volvieron a subir los casos, en China también. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es, con firmeza y con seguridad, seguir nuestro rumbo, ¿cuál es nuestro rumbo?, es este, nuestro rumbo es que todas las dificultades que tengamos que afrontar las podamos sortear con inteligencia, con esfuerzo, entre todos, para construir un país más justo, porque lo que estamos haciendo acá, este pueblo se llamaba Tortuguitas y ahora es una ciudad, tal vez debería llamarse Tortuga ahora que ha crecido, adhiero a lo que dijo Axel, a lo que dijo Alexis, lo que dijo Noelia, lo que dijo Leo, miren, es ocuparnos de mejorar la vida de la gente, que es lo que tenemos que hacer, el esfuerzo cotidiano, todos somos conscientes que hay un número muy importante de argentinos que padecen la pobreza, que padecen todavía, que debemos ocuparnos, pero también debemos ocuparnos de los que tienen que tomar un tren para llegar a Buenos Aires a trabajar, y que puedan hacerlo en condiciones de comodidad y de seguridad. Fíjense la historia de este tren, el abuelo de Leo lo tomaba, muchos años, y tantos años hicieron falta para que tengan una estación.

Entonces yo creo que nosotros estamos entrando en otra etapa de la Argentina. Miraba un informe que me hizo Katopodis el otro día, en la historia de la Argentina nunca hubo un momento con tanto construyendo, y cien mil viviendas que se están construyendo en este momento. (APLAUSOS) Y único que tenemos que hacer es seguir impulsando todo eso, ¿saben por qué?, porque la Argentina lo necesita para desarrollarse, porque en el Siglo XXI todos los argentinos, todas las argentinas, tienen derecho a tener un techo donde guarecerse él y su familia, es un derecho tener un techo.

Alguien creyó que eso lo arreglaba el mercado, y les dijo vayan, saquen los créditos UVA, y resuelvan su problema, y ahora tienen dos problemas, que el techo no termina siendo de ellos y el crédito no lo pueden pagar. Nosotros que sabemos eso, sabemos que los problemas de la vivienda, como los problemas de los trenes, no los arreglan los privados, los tienen que arreglar el Estado, y no nos da vergüenza decir que el Estado tiene que estar presente para poner justicia donde el mercado solo genera injusticia. (APLAUSOS)

En síntesis, a mí me da una gran alegría poder estar participando de la puesta en marcha de esta estación de trenes, que este ramal se lleva la mayor cantidad de estaciones, porque son siete del total de estaciones que tiene el ramal, veintidós. Me pone muy contento que sea Islas Malvinas, las Malvinas argentinas, que en el año cuarenta de la guerra, que se llevó la vida de seiscientos jóvenes argentinos y de oficiales, hoy podemos venir a Malvinas Argentinas a poner en marcha esta estación, que debería ser también parte de los homenajes que debemos rendirles a aquellas seiscientas vidas que se perdieron en nuestras Islas.

Una alegría Leo estar en tu tierra, contigo, con Luis tarde pero seguro, y aunque tarde, siempre estoy, nunca lo olviden. Así que los felicito, es un día de celebración, festejemos que hoy Tortuguitas es un poco mejor porque tiene una mejor estación de trenes; la Argentina es un poco mejor porque hace mejor la vida de bonaerenses y mujeres bonaerenses, y así construyamos el país que nos hace falta.

Gracias a todos y a todas.

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp