Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la puesta en marcha de la nueva etapa del programa +Precios Cuidados, desde la residencia de Olivos

Buenas tardes a todos y a todas, gracias por estar acá, en un día muy caluroso, muy difícil, pero muy importante, además, es verdad un lindo día, porque cuando uno – finalmente – puede mostrar acuerdos esto es gratificante. Ponerse de acuerdo entre los que pensamos igual es una cosa muy simple; ponerse de acuerdo entre los que no pensamos necesariamente igual es algo muy gratificante y suele ser difícil, no suele ser fácil, porque precisamente hay muchas veces contradicciones de intereses, contradicciones de pensamientos, contradicciones en objetivos buscados y, entonces, es mucho más virtuoso el acuerdo que se alcanza cuando es – a la larga – que rodea a la mesa de discusión y de diálogo.

Yo soy uno de los que reivindica el diálogo, creo que con el diálogo se construye. Hoy – sin ir más lejos – a la mañana, con Matías veíamos como poníamos los argentinos en órbita un pico satélite, muy chiquito. Yo tengo uno, original, muy pequeño, que resuelve información para muchos lugares, de la Argentina, que no tienen información satelital sobre condiciones climáticas, que son tan importantes, a veces, a la hora de la producción agrícola, ganadera y rescatábamos cómo podíamos trabajar el sector privado, en este caso una empresa tecnológica con el Estado, en este caso, que los ayudó en el financiamiento y en la concreción de este objetivo. Yo estoy convencido y todos los días lo vemos que si nos sentamos con vocación de resolver problemas las posibilidades de resolverlos en muy grande.

Con Gustavo Béliz, que está sentado por allí, en el Consejo Económico y Social, lo hemos probado una y otra vez, y pudimos construir leyes de promoción para la industria automotriz, para la industria agroalimentaria, para muchas Pymes, que pueden participar del Compre Argentino, que se ven favorecidas con el Compre Argentino. Hemos sacado un sinfín de normas, en ese Consejo, donde pudimos sentarnos sectores que llegaron estando en pugna y se fueron estando de acuerdo.

Yo creo que la Argentina necesita – hoy más que nunca – ponerse de acuerdo. ¿Por qué? Porque estamos terminando un tiempo muy difícil, tenemos un horizonte un poco bastante más claro, tenemos la voluntad de alcanzar ese horizonte, porque la verdad que lo que la Argentina necesita es crecer y desarrollarse en una sociedad con mejores condiciones de igualdad. Y para que esa igualdad se logre y para que el que vive de un sueldo pueda hacer rendir bien su sueldo, su ingreso la lucha contra la inflación es un tema central. Y la inflación, en la Argentina – ya ahora no lo decimos Martín y yo solamente – sino que lo dicen los organismos internacionales de créditos, en Argentina no tienen una sola causa, la inflación no es el resultado de la emisión monetaria, sino el resultado de muchas cosas, que concurren en ese proceso inflacionario; aspectos que van desde lo psicológico hasta lo monetario y en el medio hay un montón de causas que contribuyen a que eso pase. Ahora – cuando la inflación aparecer – nadie sufre más que el que vive de un sueldo, porque el sueldo no puede correr detrás de la inflación permanentemente y en algún momento se ve superado y rinde menos.

Por lo tanto, yo lo que más celebro del trabajo enorme, que hizo Roberto, es que lo pudimos hacer en un marco de diálogo, que hoy tengamos 1.321 productos que estén vinculados al consumo masivo de argentinos y argentinas es el resultado del diálogo y yo eso lo rescato y es lo más valioso. Además rescato que quienes estaban sentados frente al Estado que reclamaban esa ancla – de la que hablaba Roberto- para que opere de algún modo como moderador de precios celebro que sean empresarios argentinos y empresas multinacionales – tan importantes como en este caso Unilever – celebro que todos hayan entendido que necesitamos ponerle fin al problema de la inflación y que para eso necesitamos de todos y no es un problema que podamos resolverlo nosotros a los golpes, en los comercios, ni es un problema que lo puedan resolver ustedes, si no nos ponemos todos medianamente de acuerdo y ustedes individualmente. Por lo tanto, creo que hemos dado un paso importantísimo, que además es muy importante para nuestro diseño económico futuro. Así como nosotros estamos preocupados por la cuestión fiscal y tratamos de ir ordenando las cuentas públicas, sin que esto signifique una merma de derechos o que el pueblo sufra lo que no debe sufrir, del mismo modo nos preocupa que la inflación crezca y se consuma el ingreso de los que viven de un sueldo, que a la sazón, en una economía capitalista son muy importantes, porque esa persona las llamamos consumidores y son los que mueven la rueda del capitalismo.

Yo les quiero dar las gracias a todos: a Matías; a Roberto que hizo un enorme trabajo; a cada uno de ustedes, empresarios, también les quiero agradecer porque hoy y mañana también tenemos, hoy tuvimos una jornada difícil porque esta ola de calor… ya no sé qué más nos va a pasar, en la Argentina, pero tenemos una ola de calor que no se repetía hacía no sé cuántos años y tuvimos que pedirles a muchos empresarios, que – por favor – hoy moderen la producción porque preferíamos que los hogares no sufran, aunque paremos un poquito la producción y nos acompañaron. Y yo a esos empresarios quiero darles las gracias realmente. Estuvieron grandes industrias, medianas industrias que se dieron cuenta que por ahí, por querer producir o seguir produciendo, un día, generaban un impacto negativo, donde ellos mismos quedaban carentes de energía. Así que, mañana, creo que vamos a tener un día un poquito peor que el de hoy, pero hoy lo sobrellevamos bien y si mañana cumplimos, como hoy, vamos a poderlo llevar definitivamente bien. Y en este marco, donde todos contribuimos también destaco este punto, porque la verdad, ayer, los empresarios entendieron el problema y nos ayudaron y yo creo que es el camino que tenemos que seguir. Basta de pelearnos, ya nos peleamos mucho tiempo, basta de discutir, está claro que tenemos intereses distintos, pero – en algún punto – los intereses tienen que ser concurrentes.

En algún momento tenemos que ganar todos: los que producen, los que trabajan; los que producen los alimentos y quienes los consumen, todos tienen que ganar. En esa búsqueda estamos; esto es una prueba de que podemos hacerlo y – de corazón – gracias por el esfuerzo de todos y de todas, de cada uno y de cada uno.

Gracias al esfuerzo de los ministros, gracias Roberto por tu enorme trabajo y disfrutemos de que espero que empecemos hoy un camino…ya tuvimos un mes de diciembre, con una inflación más baja, que en diciembre del año anterior y esperemos que esta senda descendiente de la inflación se sostenga y eso depende de todos y de todas. Muchísimas gracias. (APLAUSOS)

Recibí las novedades