Palabras del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, por la firma de un convenio para la fabricación de radares 3D, en la sede de INVAP en Bariloche, Río Negro

Buen día, Río Negro, ¿cómo les va? Una alegría estar acá. Gracias Arabela por tus palabras, gracias por la buena recepción; Gracias a todos y todas; Gracias Agustín por el trabajo; a los jefes de las fuerzas; a mi querida amiga la Senadora, y a los diputados y diputadas que están aquí, que están participando; y a los que trabajan acá en el INVAP.

Hacía mucho que quería venir a conocer el INVA, no tenía presente que estamos cumpliendo un año de haber perdido a ‘Cacho’ Otheguy, pero le comentaba en el avión a Agustín, cómo empezó toda esta historia. Habíamos ganado las elecciones con Néstor allá en el 2003, y nos tocó asumir, y a poco de asumir comenzaron a llegarme visitantes colonistas que venían a proponer resolver uno de los mayores problemas que tenía la Argentina, que era la radarización de la Argentina. Y claro, que a un abogado le hablen de la tecnología de los radares es una cosa compleja, porque ahora le cuesta mucho entender de qué le están hablando, y lo que da es la percepción que era lo más parecido a los aborígenes que recibían a los conquistadores que le mostraban espejos de colores, y tenía miedo de que tomemos una decisión equivocada, y lo hablé muchas veces con Néstor. Y un día cayó a verme ‘Cacho’ Otheguy, que ya lo conocía de antes. Me viene a ver, obviamente, para pedirme más ayuda para el INVAP, para ver cómo podíamos hacer más cosas con el INVAP. Lo escuché con atención, con mucha atención, y en un momento de la charla le dije “che ‘Cacho’, yo tengo un problema, me están ofreciendo radares 3D, y yo no tengo la menor idea cómo resolver este tema, aunque entiendo que la Argentina lo necesita, ¿vos podrás darme una mano con esto desde el INVAP?” “Sí, yo creo que sí”, me dijo ‘Cacho’ con la displicencia esa. “Sí, me parece que sí” ¿Y cómo hacemos? “Dame dos semanas”, me dijo. Y a las dos semanas tuvo un plan para empezar a construir en el INVAP radares 3D. (Inaudible) Y le dije a Néstor “escúchame, creo que resolvimos el problema, parece que en el INVAP pueden hacerlo”. Y lo hicieron, y lo hicieron. (APLAUSOS)

Y tiene mucha razón Agustín cuando dice que pocas veces uno tiene el privilegio de sembrar una semilla y de ver cómo ha crecido el árbol. Ese privilegio lo estoy teniendo hoy, tenés toda la razón Agustín, porque cuando bajé del avión y vi ese terrible radar, hecho aquí, que va a terminar en tu provincia, cuidando el norte argentino también, el noreste argentino en este caso, la verdad uno dice qué maravilla, ¿no? Qué maravilla, qué maravilla que podamos hacerlo, qué maravilla que podamos hacerlo los argentinos.
Le comentaba a Arabela, la maravilla que fue que nunca dejó de ser el INVAP una política de estado, y pasaron los presidentes y pasaron los gobernadores, pero el
INVAP siguió subsistiendo, claramente con diferentes velocidades. Nosotros, que siempre hemos creído en la capacidad científica y tecnológica de la Argentina, que siempre apostamos a la producción y al desarrollo argentino, que estamos convencidos que el mundo del futuro es el mundo del conocimiento, del desarrollo de la ciencia y del desarrollo de la tecnología, nosotros apostamos a que el INVAP sea inmenso, sea enorme, que sea capaz de desarrollar la ciencia y la tecnología que necesitamos. Porque bien dijo Agustín recién, no se trata de comprar un radar, se trata después de lo que te cuesta sostenerlo, mantenerlo, porque el radar lo podés comprar, pero después mantenerlo en funcionamiento, hacerte dueño de software, hacerte dueño de toda la tecnología que necesita para mantenerlo vital, para mantenerlo actualizado, todo eso viene a parte. Y esto que estamos haciendo acá es que el radar se construya y que todo lo que el radar necesite en el futuro quede en nuestras Manos.

Recién hablaba con el Jefe del Estado Mayor Conjunto, y me mostraba el desarrollo que estaban haciendo de radares terrestres aquí en el INVAP, trabajando ingenieros de Ejército con ingenieros del INVAP. Y el día que eso esté desplegado y desarrollado en todo el territorio de la Argentina, no vamos a tener que tocarle el timbre a nadie a fuera para que venga a ayudarnos a arreglar o a mejorar el funcionamiento del radar, porque la inteligencia que ha desarrollado ese radar está en la argentina, está en nosotros, no tenemos que pedírselo a nadie. Y eso es ser soberanos. En un mundo que, como siempre digo, los ricos en el mundo del presente no son los que tienen petróleo, son los que tienen la tecnología para sacarlo, no son los que tienen gas, son los que tienen la tecnología para sacarlo. El futuro está en la educación, en el conocimiento, en el desarrollo de la ciencia y en el desarrollo de la tecnología. Ahí está nuestro futuro, esto es el futuro de la Argentina, esto es el futuro de la Argentina.

Yo muy feliz de participar del este acto. Tantas veces que hablan de que, porque sólo decimos verdades que a otros les hacen ruido, nosotros no queremos la unidad. Nada quiero más en el mundo que ser el Presidente que una a los argentinos, pero que los una así, que nos una así. No declamando queremos seguridad y olvidando el plan de radarización. Yo quiero unir una Argentina que trabaje más allá de banderías políticas en darle seguridad a los argentinos y que no levanten los radares que se han puesto, o los desatienda, o los descuida, porque eso es seguridad para los argentinos. Está claro, yo lo lamento, pero la verdad es que hay quienes piensan la Argentina para unos pocos y los que pensamos la argentina para todos. Y cuando uno piensa la Argentina para todos, no digo que solo los que somos peronistas pensamos la Argentina para todos, porque Arabela también piensa la Argentina para todos. Y el otro día estuve en Corrientes, donde hay un Gobernador radical y él también piensa en la Argentina para todos. Y cuando fue la pandemia no recibieron más los compañeros gobernadores, recibieron cada gobernador y cada pueblo lo que les correspondía recibir, y no es ningún mérito mío, es la Argentina que debe ser, simplemente. Respetarnos. La unidad solo es posible en la diversidad. Estar unidos no quiere decir que todos pensemos igual, quiere decir que todos queremos el mismo objetivo.

Y estoy aquí en su hermosa Bariloche, querido Intendente. Disfrutando de este rato donde el lago lo tengo más lejos, pero no saben lo que disfruto de la vista que tengo delante, que este edificio donde la inteligencia argentina no para de crecer. Feliz de estar acá, feliz de acompañarlo. Felicitaciones por lo que han hecho, felicitaciones por lo que hacen en el mundo. Cuando uno va al mundo, nos conocen por muchas cosas, pero también nos conocen por el INVAP. Una va al mundo y dicen ustedes tienen una empresa que es capaz de hacer reactores nucleares. Sí, se llama INVAP. Y tienen una empresa que hace radares 3D. Sí, se llama INVAP. Y somos unos de los pocos países que ha logrado desarrollar esa tecnología, de los muy pocos países, como somos de los muy pocos países que han logrado desarrollar y poner satélites en órbita. Tenemos que estar orgullosos de lo que podemos hacer cuando estamos juntos y tenemos que precavernos de los que declaman la unidad, pero la unidad solo de unos pocos; esa unidad que deja fuera a millones de argentinos. Vamos a hacer entre todos y todas un país que ampare a los 45 millones de argentinos, donde ningún argentino y ninguna argentina se quede afuera de ese paraguas.

Abracémonos, trabajemos juntos, estemos orgullosos de INVAP, sigamos el
ejemplo que el INVAP representa y hagamos la Argentina que nos merecemos. Gracias a todos y todas. (APLAUSOS)

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp