Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, por la inauguración del acueducto de “El Impenetrable”, en la provincia de Chaco

Buenas tardes, muchas gracias, muchas gracias por recibirme a todos y a todas.

Feliz de estar acá, créanmelo, con ‘Coqui’ como, permítanme que llame ‘Coqui’ a su Gobernador, somos amigos hace muchos años, con ‘Coqui’ veníamos planteando desde el comienzo de la gestión, para ver cuándo vamos a “El Impenetrable”, cuándo vamos a “El Impenetrable”. Y ‘Coqui’ me decía “vamos a buscar un día, es muy caluroso”. La verdad es que creo que ‘Coqui’ se dio cuenta de que soy porteño y temió que realmente me sometieran a una situación ingrata por la temperatura. Cuando veníamos saliendo, remontando el helicóptero, le dije “escúchame, ¿por qué exactamente se llama “El Impenetrable”, “Cuando estés arriba te vas a dar cuenta”. Y efectivamente, lo que uno ve, desde lo alto, es una inmensidad de hectáreas, 5 millones de hectáreas, 4.900.000 hectareas de verde, de verde, mucho verde y de tanto en tanto una casita.

Y la verdad créanmelo, miren que yo amo a mi país como nada, y amo la gente de mi país como nada, y creo conocer a mi país, creo conocer los rincones de mi país, y además como soy hijo de un riojano tengo un amor por el norte singular, y me siento en deuda, porque sé todo lo que el país le debe al norte, y cómo una y otra vez el norte quedó para otro momento. Y no hay más tiempo, y no hay más tiempo. Y la verdad es que hoy siento que acá en “El Impenetrable”, habiendo visto la inmensidad verde de “El
Impenetrable”, habiendo visto las caras de los que viven en “El Impenetrable”, hoy siento que conozco un poco mejor a la Argentina, y que no podía conocer a la Argentina si no veía que era “El Impenetrable”, si no estaba en “El Impenetrable”.

Hoy, digamos, para ser generosos con todos los que nos acompañan y todos los que hoy participan este encuentro, que Dios ha sido generoso dándonos este día, este día espléndido, que es un día espléndido por la belleza, por la inmensidad verde que nos rodea, porque no nos apabullé el calor. Nos ha dado un día templado, un día lindo. Digamos que el día es más maravilloso además porque hoy hay muchos argentinos y muchas argentinas que viven en este lugar que se llama Impenetrable y que solo la palabra asusta mucho, porque dicen: “¿qué es eso de “El Impenetrable”?” Miren, déjenme contarles a los argentinos, es un lugar al que es muy difícil acceder por la densidad vegetal que este lugar tiene, la densidad de árboles que este lugar tiene, y que el gobernador vive obsesionado por integrar este lugar al resto del Chaco, para que “El Impenetrable” sea cada día más penetrable y cada día se pueda acceder más fácilmente a esta región. Y ese nombre que a uno lo asusta, cuando lo escucha, porque dicen cómo vamos a entrar a “El Impenetrable”. Efectivamente, cada día es más penetrable, cada día se les presta más atención a quienes viven en “El Impenetrable”, porque quienes viven en “El Impenetrable” no es que tienen solamente nuestra admiración, porque sabemos lo difícil que es vivir en un lugar así, tienen toda nuestra admiración porque acá construyen Argentina, acá construyen soberanía viviendo en este lugar, acá con los pueblos originarios, con ellos estamos en deuda, porque esos pueblos originarios se han quedado radicados en estas tierras para preservar sus obligaciones ancestrales. Y en el siglo XXI, pensar que se puede vivir en algún rincón de la Argentina sin agua, es algo que no nos podemos perdonar, no lo podemos perdonar. El agua es un buen esencial, es un alimento esencial para la vida, es imperioso que el agua llegue a todos. Y me doy cuenta lo difícil que es llevar agua a un lugar tan inmenso como “El Impenetrable”. Pero estoy muy feliz que ni a Néstor, ni a Cristina, ni a mí, nos haya asustado el concepto de “El Impenetrable”, y hayamos sido capaces Néstor de pensarlo dándole aquellos derechos al Norte Grande, Cristina de empezarlo y yo de concluir esta obra, que es agua para argentinos y argentinas que viven en “El Impenetrable”.

Tienen ustedes un Gobernador que además vive obsesionado por darle a su gente cada día más derechos, porque el tener agua es dar un derecho, simplemente, y está obsesionado porque terminemos las obras y los acueductos necesarios, para que a cada rincón del Chaco llegue agua, y que allí donde los acueductos sean difíciles de transportar podamos construir o diseñar fuentes de agua, como los que se están construyendo con estas cisternas y estos techos, que juntan el agua. En esta región, me contaba ‘Coqui’, llueven aproximadamente 500 mil metros anuales de agua, bueno, toda esa agua tratar de reservarla para el consumo de aquellos que están lejos y los acueductos son difíciles de llegar. Pero me contaba el Intendente que si la lluvia no aparece, tiene la intendencia los camiones cisternas necesarios para dar agua a quienes lo estén necesitando en esos parajes. Eso habla también de la solidaridad de esta región, de no olvidarse del que no puede acceder al agua potable abriendo una canilla, porque no llega el acueducto.

Hoy es un día realmente feliz, par a mí singularmente feliz, porque no sabía cuándo iba a estar en “El Impenetrable”. Esta región de la Argentina, tan inmensa, tan hermosa, tan importante, en un tiempo donde tanto se habla del cambio climático, porque por ahí ustedes no lo han notado, pero viven en uno de los pulmones del mundo, que hay que cuidarlo, que hay que preservarlo cada día más y que hay que ayudar a quienes preservan estos pulmones del mundo, porque el mundo vive y respira por estos pulmones verdes, por las selvas, por los bosques, por los montes. Por eso, soy tan enemigo de los desmontes sin sentido. Hoy para mí, les repito, es un día feliz, porque Dios nos agració con un buen día para venir a “El Impenetrable”, porque acá estamos todos unidos por quienes viven en “El Impenetrable”. El Intendente que es de otro sector político, el Senador que es de otro sector político, cuando trabajamos para los argentinos, no tenemos sectores políticos y no debemos tener sectores políticos. Y si ese trabajo, además, ocurre en el medio de la pandemia, menos derechos tenemos a diferenciarnos, menos derechos, porque nuestra obligación esta con cada uno de ustedes con cada hombre, con cada mujer de la Argentina, con cada niño, con cada niña de la Argentina, con cada abuelo y cada abuela de la Argentina. Esa es nuestra obligación y es lo primero que tenemos que cuidar.

En fin, he venido en medio de una pandemia, que es una tragedia universal, a pasar un maravilloso día en un lugar único de la Argentina que se llama “El Impenetrable”, y acompañar a mi querido amigo y Gobernador a poner en marcha otra obra de potabilización de agua que sale desde el Río Bermejo. Y que permite que muchos, que viven acá en este lugar recóndito, que a muchos su nombre asusta, poderles llevarles el agua que necesitan y que merecen.

Gracias Chaco, gracias chaqueños y chaqueñas. Gracias a todos y todas. Felicitaciones ‘Coqui’. ‘Coqui’ tiene el propósito de terminar este mandato llevando agua potable a todos los chaqueños y chaqueñas, y se ha encontrado con un socio importante que está decidido a ayudarlo y con un Presidente que está convencido de que hay que prestarle, antes que nada, atención al norte argentino. Gracias de corazón por recibirme, por tanto afecto y disfruten el agua que bien merecido lo tienen. Muchísimas gracias a todos y todas. (APLAUSOS).

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp