Palabras del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, tras su visita a la posta de vacunación en la Universidad Nacional de Lanús, Provincia de Buenos Aires

Muchísimas gracias a todos y todas, gracias Axel, gracias Verónica, gracias a los intendentes, a los ministros que están acá presente, que están en San Martín, que están en Berisso.

Bueno, estoy muy contento, definitivamente estoy muy contento, porque nosotros nos habíamos fijado un objetivo como Gobierno nacional cuando empezamos a pensar en la vacuna, en la necesidad de contar con una vacuna que minimice los riesgos que esta perversa pandemia nos ha causado. Allí hablamos mucho con Axel, compartiendo experiencias, con Axel somos casi infectólogos a esta altura, casi infectólogos, porque nos vivimos cambiando información que recibimos para tratar de entender lo que pasaba. Pero en aquellos días, junto con Ginés, con Carla, con Cecilia que nos acompaña acá, empezamos a ver dónde poder conseguir las vacunas, que era todavía un dato incipiente y pocos creían que eso iba a poder materializarse. Y fuimos trabajando, nos pusimos a trabajar, y así logramos acuerdos con todos los que quisieron hacer acuerdos con nosotros, y que nosotros entendimos que nos exigían condiciones razonables para firmar esos acuerdos. Y así pudimos avanzar con la Federación rusa, con el Instituto Gamaleya, y así pudimos avanzar con Sinopharm, y así habíamos avanzado antes con AstraZeneca, cuando eligió un laboratorio argentino para producir el principio activo de la vacuna, que termina su principio de elaboración en México, y eso con el objeto de cubrir todo el continente latinoamericano.

Yo el otro día leía algún comentario de algún opositor, que decía “la improvisación que hay detrás de todo esto”, lo que menos hay es improvisación, hay un enorme esfuerzo en un mundo donde el acceso a la vacuna es muy complejo, es muy complejos, pero nosotros desde el primer día que empezamos a vacunar hemos logrado que todos los días se siga vacunando, y hemos logrado tener vacunas para todos y todas que lo requirieran y que ellos puedan acceder a la vacuna a medida que la vacuna va llegando, y así vamos obteniendo estos logros. Esta alegría que hoy vemos en Guillermo, que se vacunó recién, en Filomena que también la vimos vacunarse recién, es una alegría que es igual a la alegría que experimenté la semana anterior, el viernes pasado, en Catamarca, cuando allí veía a catamarqueños y catamarqueñas recibir su dosis, y de ese modo ganar una tranquilidad que no tenían. Y a mí la verdad eso me pone muy contento, me llena de felicidad, porque lo que siento es que vamos por el camino correcto con el esfuerzo de todos, con la compresión de todos. Por eso, días atrás, ustedes saben que le asigno a la palabra un valor central, preferí dar un discurso breve en Cadena Nacional para contarle a todos en qué lugar estamos y qué objetivos buscamos. El propósito nuestro era que las personas de mayor riesgo, los mayores de 60 años, las personas entre 18 y 60 años con algún tipo de enfermedad prevalente, el personal de seguridad, el personal de salud, los docentes, pudieran estar vacunados el 31 de marzo. Yo creo que esa fecha se va a extender un mes, pero creo que si nosotros logramos concretar los acuerdos últimos que venimos haciendo, y que la verdad somos muy prudentes en anunciarlo para no generar falsas expectativas, pero si eso se logra concretar habremos podido cumplir nuestro objetivo, Axel, de vacunar a las personas que más riesgo expresan antes que abril termine. Y es lo que más nos importa, porque esas personas definitivamente ya ha quedado visto, la enfermedad se ha llevado a las personas que en promedio tienen 74 años, es decir, que nuestros adultos mayores son las personas más expuestas frente a la enfermedad, que no quiere decir que la enfermedad no sea cruel con otros, porque también lo es. Pero allí es donde está la franja estaría más vulnerable de todas, y esa franja etaria más vulnerable de todas y esa franja etaria es a la que más queremos cuidar. Y por eso todo este esfuerzo, e intentamos que estas vacunas se suministren a esas personas lo antes posible.

También todos tienen que entender, algo por lo que fue muy criticada la pobre Carla, pero que ahora empiezan a entender que tenía razón, que la primera dosis ya da una cantidad de inmunidad muy importante a quien la recibe. En la mayoría de los casos es más o menos el 80 por ciento de inmunidad total que la vacuna puede dar, con la cual con la primera dosis no tenemos garantizado que la gente no se contagie, pero si se contagia va a sufrir muchísimo menos de lo que sufriría sin esa vacuna. Y hay que entender también que esas primeras dosis empiezan a generar anticuerpos entre el día 15 y 20 de dada. Con lo cual, no hay que pensar nunca que se sale de acá con la inmunidad plena, hay que saber qué hay que seguir cuidándose, preservándose, protegiéndose. y con esa idea, con esa vocación, que es la de proteger a nuestra gente, nosotros seguimos trabajando. La verdad es que a veces duelen los comentarios fáciles, ¿no? Siempre hablamos con Axel, una cosa es hablar en Twitter y otra es gobernar, pero los que estamos gobernando, todos, y acá incluyo a los gobernadores de todas las provincias, sabemos del esfuerzo, de los cuidados que tenemos que mantener y todo lo que trabajar, para que juntos podamos vacunar primero a los argentinos y argentinas que más lo necesitan, y después extender eso a toda la población argentina.

Así que yo feliz de que este millón De vacunas primeras que se han dado en la provincia, que tiene al 40 por ciento de la población del país, más o menos, feliz de que podamos ir concretando los objetivos que nos hemos puesto, sabiendo que se ha alterado lo inicialmente planeado, básicamente porque el mundo tiene una carencia de vacunas y una demanda infinita. Es el principio de la economía que dice que la economía es la ciencia que estudia cómo satisfacer una demanda infinita con recursos escasos. Bueno, si esa definición cabe, cabe perfectamente para lo que estamos viviendo con las vacunas. Pero si todos tenemos que saber es que tenemos gobiernos, desde el Gobierno nacional y cada gobierno provincial, trabajando plenamente en contener esas vacunas y llevarla a cada uno y a cada una de las argentinas que lo necesitan. Así que lo único que tenemos que hacer es volver a trabajar rápido, para que eso se concrete.

Gracias Axel por invitarme a este buen momento, gracias a todo el personal de salud porque lo que he visto acá en las vacunadoras, en los que vacunan, es lo mismo que he visto en Catamarca el viernes pasado, es una entrega hacia el prójimo enorme, que es la misma entrega que el personal de salud tuvo cuando la pandemia arrasó y arrasó con muchos de ellos también, y mi gratitud eterna a todos ellos, que es la gratitud que cómo pueblo le debemos a cada hombre y a cada mujer que trabaja en la salud, por el esfuerzo inmenso que han hecho y por el esfuerzo que siguen haciendo. En algún momento exponiéndose ellos mismos en su vida. Hablábamos el otro día con Carla, cómo a partir de la vacunación había caído el nivel de contagios, con Daniel también lo hablábamos, el nivel de contagios en el personal de salud y eso también me pone muy contento, con mucha fuerza, con mucha tranquilidad de que vamos con el camino correcto. Sigamos y ahora vamos por el segundo millón ¿Cuándo llevamos ya en todo el país? Más 3 millones de personas que ya se han vacunado en todo el país, vamos por más millones. Lo que hace falta es preservar la salud antes que la renta, por eso también nos preocupa que la vacuna sea gratuita, que todos tengan acceso a ellos, nosotros no concebimos la vacuna como parte de un comercio sino la consideramos, así lo planteé en las dos reuniones del g20 en las que tuve que participar, la consideramos un bien global al que todo el mundo debe poder acceder, y sigo pensando lo mismo. Sigamos trabajando juntos.

Muchas gracias a todos y todas.

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp