Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y de su par de la República de Ecuador, Guillermo Lasso, después de la firma de acuerdos bilaterales y declaración de prensa

FERNÁNDEZ.- Muy bien, buenos días a todos y todas, gracias por estar aquí. Es para mí una inmensa alegría, por recibir, hoy, al Presidente Lasso, con quien ya –en varias oportunidades – hemos tenido la ocasión de conversar y cambiar opiniones sobre lo que estamos viendo, en el mundo que nos toca vivir, siendo además presidentes de dos países de una América Latina, que necesita despegar de una vez por todas.

Yo estoy muy feliz, que el presidente nos esté acompañando, porque compartimos una mirada común sobre lo que la América Latina necesita; primero la necesidad de recrear la unidad plena, de toda América Latina para que nuestros pueblos, además, vivan cada día un poco mejor. Nuestra preocupación de luchar denodadamente para terminar con la pobreza, sobre todo entre los chicos, que padecen problemas de desnutrición, y nuestro compromiso de fortalecer las democracias y la institucionalidad, también recurriendo y contando con una justicia verdadera republicana, independiente de todos los poderes fácticos y convivir- en América Latina – bajo los supremos ideales de la vigencia de los derechos humanos.

Hace unos días atrás, nos visitaron – en la Argentina – el presidente de Bolivia, Luis Arce y el presidente de Chile, Gabriel Boric y también con ellos tuve la oportunidad de hablar sobre la necesidad de aunar nuestros esfuerzos para que los acuerdos entre América Latina y el Caribe se profundicen cada vez más.

El presidente Lasso me transmitió su idea de que él cree que la CELAC es el ámbito propicio para que nosotros podamos encontrar esos puntos de acuerdos, entre los diferentes países de América Latina. Y la verdad es que le propuse que juntos, dos presidentes, que no pensamos exactamente igual, podamos proponerle a toda la América Latina y al Caribe, empezar hoy un programa de fraternidad latinoamericana y del Caribe, que nos permita a todos lograr los vínculos plenos, que por intermedio de los tiempos, que nos precedieron, se fueron rompiendo, se fueron quebrando y que hoy, definitivamente, necesitamos volver a recuperar.

Es muy difícil pensar, en una América Latina, que se integre; en un Caribe que se integre a una América Latina sino es que la diplomacia nuestra funcione fluidamente. Nosotros pensamos, que ha llegado el momento, también, de hablar de Venezuela, que es un tema recurrente y como primer paso, la Argentina, quiere volver a recuperar su vínculo diplomático pleno, con Venezuela. Es un paso, que estamos dando nosotros y que, en verdad, convoco a todos los países de América Latina a que lo realicemos porque Venezuela ha pasado un tiempo difícil; la Alta Comisionada de Derechos Humanos, mi querida Michelle Bachelet, tomó cartas en el asunto e intervino, ayudó, trabajó junto al Gobierno de Venezuela, muchos de esos problemas se han ido disipando, con el tiempo. Estamos viendo, como a partir de los acuerdos logrados, por el Grupo de Contacto, Venezuela ha ido avanzando en su proceso electoral y creemos que es momento de ayudar a Venezuela, a que en el diálogo, recupere plenamente su normal funcionamiento como país y como sociedad.
La verdad que no lo vamos a lograr si la dejamos sola, sin embajadores y sin nuestra atención.

Esa es la posición nuestra y yo- que hoy cumplo 100 días – presidiendo la CELAC, como presidente pro tempore, la verdad que convoco a todos los países de América Latina y el Caribe a que repensemos esto. Esa propuesta, también, se la hice, hoy, al presidente Lasso.

Nosotros tenemos que lograr que Venezuela vuelva a funcionar normalmente, que inclusive los venezolanos – que han emigrado, de Venezuela – puedan volver a disfrutar de su Patria; nada hay más ingrato que verse en la obligación de dejar su tierra tratando de buscar un futuro en otras tierras. Así que esta preocupación y esta idea se la transmití y el presidente estuvo de acuerdo, en que juntos, podamos lanzar esta convocatoria a la fraternidad de América Latina y del Caribe, que lo hagamos desde el ámbito de la CELAC, y estoy muy contento de que el presidente me acompañe en esta propuesta inicial.

Quiero agradecerle siempre, al presidente Lasso, el modo en que Ecuador siempre nos acompañó en nuestros reclamos por Malvinas, siempre estaremos agradecidos al Ecuador y reconocidos por ese acompañamiento.

En julio vamos a celebrar 200 años del Abrazo de Guayaquil, de nuestros Libertadores Bolívar y San Martín, con lo cual este es un año singular para Ecuador y para la Argentina.

Hablamos, también, del presente y las relaciones de Ecuador y la Argentina y ahí tenemos muchas expectativas en que podamos profundizar nuestros vínculos comerciales, políticos, culturales. Ecuador es una Patria muy rica culturalmente, es también una economía que funciona y que florece y hemos hablado de acuerdos, que podemos aprovechar, acuerdos que tienen que ver con lo comercial, donde la industria automotriz, es uno de los temas que Argentina le preocupa y que a Ecuador le interesa, así que vamos a trabajar rápidamente para ver la manera en qué podamos poner en funcionamiento para agilizar la posibilidad de que los automóviles, que produce la Argentina, puedan llegar a ingresar al Ecuador.

Dándoles las gracias al presidente Lasso por su presencia, hace muchos años que no teníamos a un presidente ecuatoriano, en la Argentina, así que estamos feliz de tenerlo; esta es su casa, lo recibimos con todo nuestro afecto y de verdad gracias, por acompañarnos en la propuesta de unir a América Latina, aún cuando no siempre pensemos iguales.

Muchísimas gracias, presidente. (APLAUSOS)

LASSO.- Muy buenos días a todos ustedes, querido presidente Fernández. Tuve el gusto de conocerlo en el Perú en la trasmisión de mando del presidente Castillo.

Tuvimos un encuentro donde desde el primer instante hicimos, digamos, sacar brillo más a las coincidencias que tenemos mucho más que a las diferencias. Creo yo que hemos logrado desarrollar una amistad que nos permite conversar fundamentalmente en los lugares donde hemos tenido la oportunidad de encontrarnos la última…, en la China, en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno. Hemos hablado de democracia, hemos hablado de los principios democráticos y lo importante que es defender esos principios democráticos aun cuando las consecuencias de esa defensa no nos sean convenientes. Creemos en la independencia de la Justicia. En Ecuador vivimos un momento donde he sido muy claro al advertir del respeto que como presidente del Ecuador tengo a las decisiones del Poder Judicial. Y me mantendré así, creo que son valores fundamentales de la democracia, igualmente respeto del Derechos Humanos y los Derechos Humanos de todos no solamente de un sector, sino de toda la sociedad.

Hemos coincididos en cuanto al CELAC. Y creo que es un organismo multilateral que puede servir de plataforma para reconstruir es unidad de América Latina y el Caribe. En la que coincidimos plenamente, unidad que no necesariamente se base en unidad de conceptos absolutos, unanimidad de ideas, sino donde sepamos manejar nuestras diferencias en un ambiente de dialogo, en un ambiente que propicie hacia la prosperidad de nuestros pueblos. En el CELAC, en noviembre del año pasado, tuve la oportunidad de plantear al CELAC una visión un poco práctica en el sentido de que si quisiéramos emular a la Unión Europea el primer paso que tenemos que dar es una gran zona de libre comercio para poder tener una mayor fuerza y poder negociar con otras regiones del mundo de una manera más potente, todos unidos en América Latina y el Caribe.

Estamos convocados a la Cumbre de las Américas que se va a llevar a cabo en junio de este año, y creo que es un momento propicio para resolver algunos problemas internos en América Latina y el Caribe y poder llegar unidos todos juntos. Siempre mantendremos la posición de Ecuador de respaldar a Argentina en las tesis de las Malvinas. Y aprovecho esta visita para ratificar esa posición del Ecuador.

El 26 de julio es un día importante. Se celebrarán 200 años de la visita del General San Martín, el encuentro en Guayaquil con Simón Bolívar. Sería una ocasión muy adecuada para recibir la visita del presidente Fernández en Guayaquil y poder celebrar, conmemorar aquel encuentro histórico. También hemos conversado sobre la posibilidad de suscribir sobre un acuerdo bilateral de comercio. Un acuerdo bilateral de conveniencia tanta para la Argentina como para Ecuador. Hemos hablado un poco del sector automotriz, que sería de mucho interés para fábricas argentinas poder exportar vehículos al Ecuador. En condiciones como lo vamos a hacer en los próximos meses luego de suscribir acuerdos de libre comercio con México, con Corea del Sur y con la China esperamos hasta finales de año.

Presidente Fernández usted es un amigo del Ecuador. Presidente Fernández yo lo respeto, lo aprecio, usted es un amigo. Lo felicite la semana anterior por ser nuevamente padre. Es muy valiente. Lo felicito y le deseo a dios que bendiga a Francisco y lo bendiga durante toda su vida. Muchas gracias a todos ustedes. Para mí es realmente un honor poder visitar la Argentina. Es un país tan querido, un país tan hermoso con gente maravillosa a la que como turista y por negocios visite en el pasado, pero que hoy tengo el honor de estar aquí como presidente de los ecuatorianos visitando a un país amigo y a un querido presidente. Muchas gracias. (APLAUSOS).

PERIODISTA. – Buenos días presidente Lasso, presidente Fernández, presidente Lasso, le quería consultar, ustedes hablaban recién, el Presidente de Argentina hablaba de hacer mención a retomar las relaciones en América Latina con Venezuela, una expresión acerca del vuelco de la relación de los Estados Unidos con respecto al Gobierno de Nicolás Maduro. En segundo lugar, se cumplieron cuarenta años de la guerra de Malvinas, la OEA, como usted dijo recién, merece algún tipo de cambio, qué opinión le merece la cuestión relativa a convenios el Tratado internacional de Asistencia Recíproca, que ha servido para defender intereses, en el caso de la guerra de Malvinas justamente de los británicos y no de los sudamericanos.

LASSO.- Creo que la pregunta fue para mí, primera parte del micrófono esta en voz baja. Bien, en primer lugar, yo ratifico que acojo el llamado del presidente Fernández a la unidad de América Latina y el Caribe, escogiendo al CELAC como la plataforma multilateral para lograr esa unidad.
Con relación al caso particular de Venezuela es un tema que nosotros vamos a analizar, vamos a considerar, no estamos listos para tomar una decisión todavía, pero vemos con muy buenos ojos el llamado del presidente Fernández.

PERIODISTA.- Le había preguntado la opinión que merecía el vuelco de la relación de Estados Unidos, con respecto al acercamiento producido hacia Nicolás Maduro.

LASSO.- Yo creo que son acciones soberanas que de nuestro lado las vemos con respeto, siempre favoreceremos el diálogo en una relación, y si ese diálogo puede superar conflictos del pasado, mejor aún todavía. Con respecto a las Malvinas, es tradicional el apoyo y el respaldo del Ecuador a la Argentina, respecto de la tesis de las Malvinas, y lo único que cabe ahora es ratificar esa posición oficial del Ecuador.

PERIODISTA.- En este caso al presidente Fernández, dos temas vinculados lo que se habló recién, uno de ellos tiene que ver con el tema si existe la posibilidad de que el MERCOSUR en el marco de esta discusión que se da si puede haber un libre comercio o no, si podría haber consideraciones de otras naciones para que efectivamente esta discusión lleve a un punto donde efectivamente el MERCOSUR pueda relanzarse internacionalmente. ¿Y cuál fue el mensaje de la Argentina a los empresarios? Tengo entendido que hubo empresarios automotrices, también la industria alimenticia es fundamental, ¿cuál es el mensaje para ese sector, en el marco de una economía compleja, ¿la Argentina va a reducir impuestos, como hacen otros países, ¿cuál será el incentivo para invertir en el país, en el marco de una inflación del siete por ciento que podría también mencionarlo?

FERNÁNDEZ. – Nosotros creemos que definitivamente que la unidad latinoamericana hay que lograrla, hemos vivido la experiencia, lo comentábamos con el presidente, de cómo tuvimos que enfrentar la pandemia cada uno por su lado, cuando todos unidos hubiéramos logrado seguramente mejores condiciones y hubiéramos negociado con otra fortaleza, no solamente ver cómo enfrentar la pandemia, cuando todo era desconocido, sino también cómo comprar vacunas. Yo creo que eso debe servirnos de experiencia para entender que divididos todo es más difícil. Repito una y otra vez una frase del Papa Francisco, “nadie se salva solo”, y en América Latina eso pesa más que en ningún otro lado, estamos en el continente más desigual del mundo, vivimos un momento donde el Caribe está definitivamente amenazado por el cambio climático, entonces la necesidad de que estemos unidos y ayudemos y trabajemos juntos y nos ayudemos recíprocamente para enfrentar el momento, más que nunca eso lo ratifico.

El MERCOSUR es un mercado que funciona, su ampliación o incluir a otros miembros al mercado es una definición que me excede, y que en todo caso tenemos que hablar con los países miembros del MERCOSUR. Por demás, la economía lo que nosotros estamos sintiendo es que la economía también tiene como tres pilares básicos: la producción, el trabajo y la distribución; la producción y el trabajo siguen creciendo gracias a Dios bien, todos los datos que tenemos son datos que muestran claramente lo que estoy diciendo, tenemos un problema en la distribución por el derivado de la inflación, porque los salarios no logran alcanzar a la inflación, y estamos trabajando en eso. Hoy a la tarde el ministro Guzmán junto al ministro Moroni y al ministro Zavaleta van a hablar del tema, así que sé que estás preocupado desde que nació Francisco, porque cuando Francisco nació me preguntaba por la inflación, pero quédate tranquilo, hoy a la tarde tenés la respuesta.

Recibí las novedades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp