Recorrida en una planta de tratamiento de líquidos cloacales en la ciudad de Córdoba

El presidente Alberto Fernández recorrió este mediodía, junto al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande, en la ciudad homónima, que fue recientemente ampliada con dos nuevos módulos que ya benefician a 700 mil personas y cuya inversión por 9.644 millones de pesos generó 250 puestos de trabajo directos en la provincia.  
“Esta es una obra de enorme importancia porque permite a la ciudad de Córdoba contar con un tratamiento adecuado de sus líquidos cloacales” definió el mandatario al tiempo que recordó: “Durante muchos años todos esos líquidos terminaban en el río con la contaminación que eso significa”.
“Hoy, después de tratados y convertidos en aguas limpias, esos líquidos vuelven al Suquía, lo que implica una mejora en la calidad ambiental de la ciudad y resuelve el problema de muchos cordobeses que viven en los alrededores”, añadió el mandatario y explicó: “Tenemos que terminar de conectar a todos los barrios periféricos para que tengan ese tratamiento adecuado”. 
El jefe de Estado, que estuvo acompañado por el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el jefe de la planta, Juan Pablo Toneatto, conoció los distintos sectores de las obras que permitieron la extensión de la red de saneamiento de la planta a distintas localidades. 
Al respecto, el titular de la cartera de Obras Públicas expresó: “Estos son los trabajos que definen entre vivir bien y vivir mal en un barrio. Tener cloaca, tener agua, tener pavimento es lo que definitivamente permite tener calidad de vida y es la prioridad de nuestro Gobierno en cada rincón de la Argentina”.
Participaron también de la actividad los intendentes de Córdoba, Martín Llaryora, y Villa María, Martín Gill; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti; los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello; y de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale; y el vicepresidente del Banco Nación, Carlos Caserio.
Los trabajos de ampliación de la planta fueron realizados por el Ministerio de Obras Públicas a través del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), e incrementaron la capacidad de procesamiento de los efluentes de 7 mil a 10 mil m³ por hora.
Actualmente, la cobertura del servicio cloacal alcanza a 700 mil personas, lo que representa el 50,3 por ciento de la población de la ciudad de Córdoba. Además, las obras representan un impacto positivo en el medio ambiente ya que promueven la mayor capacidad de tratamiento de los efluentes para evitar, por un lado, la contaminación del Río Suquía y cumplir, por el otro, con la normativa ambiental.

Recibí las novedades